dissabte, 2 de febrer de 2008

Pax et Ara Pacis

Divinidad abstracta a la que Augusto erigió un altar, Ara Pacis Augustae, que se conserva en la actualidad.
La diosa Pax se corresponde con la diosa griega ΕΙΡΗΝΗ, hija de Temis, la diosa que rige las leyes eternas y del poderoso Zeus. Hermana de Justicia, ΔΙΚΗ, y de Equidad, ΕΥΝΟΜΙΑ, juntas eran las HORAE que proporcionan riqueza y prosperidad. Las tres están profundamente relacionadas. No hay paz sin justicia y buen gobierno, no hay buen gobierno sin paz y sin justicia, no hay justicia sin paz y buen gobierno. Tienen un doble significado:

-De un lado son divinidades del orden, nacen como reguladoras de los conflictos propios de una comunidad que inicia su institucionalización, y completan la creación y organización del mundo formulada por Zeus.

-De otro, son creadoras de abundancia, de riqueza. Ellas, que no tienen vida independiente, son las que aseguran el equilibrio social entre las comunidades de los humanos, y, por tanto, favorecen la abundancia. En resumen, todo un programa para la ciudad de los hombres que comienza a constituirse. La Justicia, la Equidad y la Paz son las que proporcionan la riqueza, la abundancia y la prosperidad a los mortales.

Aparece con la tradicional rama de olivo y el caduceo, o también con la cornucopia, el laurel, la serpiente, el timón, o quemando armas. Incluso mediante otros signos como altar dedicado a la Paz, o bien un templo cerrado, atendiendo éste último al valor simbólico dado a cerrar el Templo de Jano en tiempos de Paz. Perdura en la actualidad la relación del olivo con la paz, como podemos ver en este interesante artículo en De re coquinaria. Para conocer el origen de símbolos de la paz más actuales visita esta página.


Su fiesta se celebraba el 30 de enero, por ser este el aniversario de la inaguración del altar en el año 9 a C. Ovidio nos dice respecto a esto (Fastos I , 709-722)

El desarrollo mismo del poema nos ha ido conduciendo hasta el Altar de la Paz: éste día será el segundo contando desde el final del mes. ¡Preséntate, oh Paz, con tus elegantes cabellos coronados con los laureles de Actio, y permanece apacible en el mundo entero! Dado que no existen enemigos, tampoco existe motivo para celebrar triunfos: tú serás para nuestros jefes una gloria mayor que la que proporciona la guerra. Que el soldado lleve solamente armas para refrenar las armas enemigas, y que la fiera trompeta no resuene más que para las procesiones solemnes. Que tanto las tierras vecinas como las alejadas teman a los descendientes de Eneas. Si existe algún país que teme poco a Roma ¡que la ame!. Sacerdotes arrojad incienso a las llamas del altar de la Paz, y que una blanca víctima caiga con la frente hendida; suplicad que los dioses presten atención a vuestras piadosas plegarias para que viva eternamente con la Paz la Casa que nos la garantiza.

El Ara Pacis:

En el día 4 de julio de 13 aC se fecha la constitutio del Ara Pacis Augustae por parte del senado, para festejar el retorno de Augusto quien después de tres años de ausencia de Roma dispone ya de supremo poder en el Imperio y reina la paz en el mundo romano. Por ello, el Senado decide erigir un monumento que celebre, precisamente esta Paz Augústea. Así el Ara Pacis marca un hito histórico, celebrando la clausura del templo de Jano, dios de la guerra, inagurando la paz que Augusto ha llevado a Roma. El propio Augusto nos lo cuenta en las Res gestae Divi Augusti

12. El mismo año, en virtud de un senadoconsulto, parte de los Pretores y de los Tribunos de la plebe, acompañados por el Cónsul Quinto Lucrecio y por los ciudadanos más principales, salió a mi encuentro en Campania: honra que a nadie se había conferido con anterioridad Cuando regresé de Hispania y de Galia, durante el consulado de Tiberio Nerón y Publio Quintilio [13 a.C.], tras haber llevado a cabo con todo éxito lo necesario en esas provincias, el Senado, para honrar mi vuelta, hizo consagrar, en el Campo de Marte, un altar dedicado a la Paz Augusta y encargó a los magistra­dos, Pretores y Vírgenes Vestales que llevasen a cabo en él un sacrificio en cada aniversario.


13. El templo de Jano Quirino, que nuestros ancestros deseaban permaneciese clausurado cuando en todos los dominios del pueblo romano se hubiera establecido victoriosamente la paz, tanto en tierra cuanto en mar, no había sido cerrado sino en dos ocasiones desde la fundación de la Ciudad hasta mi nacimiento; durante mi Principado, el Senado determinó, en tres ocasiones, que debía cerrarse.

Cuatro años después de su inicio, las obras estaban ya concluidas: en el día 30 de enero de 9 aC. se data la dedicatio del altar, precisamente y no por casualidad en esa fecha pues Augusto quiso que los hechos de su vida estuviesen en relación con su obra de gobierno y así eligió el día del cumpleaños de su tercera esposa, Livia; también los miembros de su familia están representados en la procesión del Ara Pacis; y además construyó el horologium Augusti, un gran reloj de sol en el Campo de Marte y el dia de su cumpleaños, el 23 de septiembre, la sombra del obelisco que hacía de gnomon de este gigantesco reloj-calendario señalaba el centro del altar de la Paz.

Descripción del altar de la Paz

Recinto de cuatro muros rectangulares, con una estructura simétrica en forma de U en su interior (mensa del altar) sobre un cuadrado con escalones alrededor. Tiene dos puertas alineadas sobre el eje de simetría, en sentido O-E y N-S. La puerta occidental tiene una escalera (casi rampa) de acceso que continúa con los escalones del altar. En los muros exteriores hay relieves de mármol blanco, divididos en dos temas decorativos: abajo, tema vegetal, y arriba el tema es figurativo con la representación de escenas míticas a los lados de las dos entradas y con un desfile de personajes sobre los otros lados.

Separando plantas y humanos hay una cenefa que da la vuelta a toda la edificación esta formada sobre un dibujo que esquematiza una sucesión de ondas, haciendo una linea quebrada: cuando se acaba el espacio da la vuelta, superponiéndose revertida al primer trazo, continuando aquella misma linea y haciendose así el dibujo de una esvástica. Es un simbolo del sol naciente; manifiesta el recorrido solar, como una bola girando diariamente en el cielo, repitiendo su camino, como se va repitiendo el dibujo de la esvástica en el Ara Pacis; es un símbolo del trabajo de los astros, que no se acaba nunca y que siempre es el mismo.


En el interior los muros tienen otra decoración, la parte inferior hay una empalizada que imita tablones verticales, después una cenefa de hojas de plama y en la superior guirnaldas con flores, frutos cintas y bucráneos.

Frederic Chordá en su obra De lo visible a lo virtual nos da esta interpretación del altar: El altar es la expresión religiosa del mundo, según los Romanos, ordenado y balizado en función de los cuatro puntos cardinales y el centro, en función del curso solar, marcando su camino en el eje de simetría que sube y con su luz permite que las cosas sean, y da forma al paso del tiempo con su curso, y es el vehículo para acceder al dios, representado por el Sol: Ellos suben desde la profundidad de la noche hasta la cima del mediodía, donde el dios baja con toda su fuerza y esplendor. La cenefa manifiesta la esencia del Ara, uniendo círculo (sol), cuadrado (mundo), devenir( curso solar) y estabilidad (inmovilidad terrestre)

Augusto y sus acompañantes, representando al pueblo romano, participan en este rito; hay una gran semejanza entre este acto de culto ordenado, el ritmo del mundo establecido por dios y su gobierno. Y dios le manifiesta que se complace aceptando la ofrenda y manteniendo el Tiempo y el Mundo.




La reconstrución del Ara Pacis A finales del siglo XV se fueron descubriendo y restaurando los paneles esculpidos del Ara Pacis, y a principios del XX, se encontraron sus cimientos que se excavaron en 1936 con grandes dificultades. Como los trabajos ponían en peligro los edificios circundantes se reconstruyó el altar de la Paz en otro lugar cerca del Mausoleo de Augusto, cambiando la orientación. En ese momento se intentó hacer un paralelismo entre Mussolini y su regimen fascista, y Augusto, y su Edad de Oro, para dar más fuerza a esta identificación, la restauración se inaguró el 23 de septiembre de 1938 como conmemoración del bimilenario del nacimiento de Augusto.
El año 2006 se inaguró con cierta polémica el nuevo Museo del Ara Pacis, proyectado por Richard Meier.

La fiesta de la PAZ en la actualidad: Desde 1964, el dia 30 de enero se celebra el Dia Escolar de la No Violencia y la Paz en conmemoración del asesinato de Mahatma Gandhi, el hombre que con su lucha pacífica consiguió que la independencia de la India, su pais natal, fuera una realidad y que fué tiroteado por un fanático el 30 de enero de 1948.


En los centros se suelen preparar actividades especiales para ese día. Como sugerencia de aplicación didáctica se puede realizar la maqueta del Ara Pacis Augustae construida tomando como imágenes estos magníficos dibujos y rebuscando en internet para reproducir lo más fielmente posible todos los detalles.

Pero también se puede trabajar con los alumnos en menos tiempo esta pequeña reproducción del Ara Pacis con formato de caja para el alumnado.

Así lo hemos hecho en el IES Ausiàs March de Manises, Calíope y en el IES nº 3 de Cheste, La llama de Vesta

Cap comentari: