dilluns, 31 de març de 2008

El Calendario de la Mikrí Mitrópolis (Segunda parte)

-El quinto mes es Hecatombeón (julio-agosto) con imágenes de hombres y de mujeres que participan en la procesión de las Panateneas. Domina la proa de una nave con el peplo de Atenea en su mástil. Esta imagen está cubierta por una segunda cruz bizantina. El león y Sirio simbolizan la constelación de Leo.
-El sexto es Metagitnión (agosto-septiembre), el primer mes de la estación que trae los frutos, el otoño, con la imagen de una mujer alada que sostiene una cesta con frutas, Heracles que recoge las manzanas doradas de las Hespérides, Hebe, la diosa de la eterna juventud y consorte de Heracles, y Perséfone con una espiga en la mano. Esta última simboliza la constelación de Virgo.

-El séptimo mes es Boedromión (septiembre-octubre), representado por la imagen de Apolo Boedromios (festividad de las Boedromías), un jinete y las pinzas de un escorpión, según la forma en que los antiguos astrónomos griegos representaban la constelación de Libra.

-El octavo mes es Pianepsión (octubre-noviembre), durante el cual se celebran las Pianepsias, festividad en honor del dios Apolo, para festejar la siega que acaba. Se representa con las imágenes de un noble, de un joven que sostiene una rama de olivo, símbolo del otoño, y pequeños recipientes con miel, vino y aceite, de un hombre que sostiene un racimo de uvas, símbolo de la cosecha, de una canéfora (joven que transporta una cesta con ofrendas en las grandes festividades) y el signo zodiacal de Escorpio.

-El noveno es Memacterión (noviembre-diciembre), el primer mes del invierno, durante el cual se celebran las Pequeñas Dionisias o Dionisias rurales y se degusta el vino nuevo. Contiene actores que participan en la fiesta y las imágenes de dos sembradores (uno siembra y el otro lleva el arado), mientras un centauro simboliza la constelación de Sagitario.

-El décimo mes es Posideón (diciembre-enero), representado por un anciano, que simboliza el invierno, envuelto en un grueso manto, una imagen simbólica de jóvenes pugilistas, jueces de una pelea de gallos y un macho cabrío, que simboliza la constelación de Capricornio.


-Finalmente, Gamelión (enero-febrero), durante el cual se celebraban las Leneas y era el mes preferido para las ceremonias nupciales, muestra una recién casada coronada con flores, un joven encima de un carnero, que simboliza el matrimonio, y una ninfa.

En la placa, que se conserva en muy buen estado, falta el trozo que corresponde al mes de Antesterión (febrero-marzo), el primer mes de la primavera, y el zodiaco que representa a Piscis, así como el trozo correspondiente a la constelación de Acuario del mes de Gamelión.


Otra placa, situada en la parte de atrás de la iglesia, llama la atención por la inscripción que presenta y que hace pensar en una relación de este monumento con la antigua tribu ateniense erectea, pero poco o nada puede asegurarse al respecto. La placa reza ΕΡΕΧΘΗΙΣ (una de las diez tribus que surgieron con la reforma de Clístenes y cuyas tritías eran: Eurónimon, en la ciudad; Lamptras, en la costa, y Cefisia, en el interior)





Volviendo a Ilitía (Εἰλείθυια, Ἐλεύθια o Ἐλεύθω), divinidad que en la antigua Grecia era honrada como patrona del parto y los recién nacidos, y a su relación con el actual patrón San Eleuterio (Άγιος Ελευθέριος), entre cuyos nombres la relación etimológica es más que evidente, parece que el traspaso de papeles como patrones del feliz alumbramiento pasó primero a la Virgen como Eleftherótria (Ελευθερώτρια: liberadora, salvadora) o Gorgoepíkoos (de rápida respuesta). En un momento determinado, según la religión cristiana iba tomando una preponderancia más masculina, este papel lo asumió también San Eleuterio, mártir y obispo de Roma, patrón de la libertad, pero también de las mujeres embarazadas, puesto que se cree que proporciona una buena liberación. Αϊ-λευτέρη, λευτέρωσέ με son las palabras dirigidas al santo patrón para pedir un parto rápido y feliz y nunca faltan las ofrendas el día de su fiesta. En muchos lugares de Grecia, como en Lesbos, no son sólo las embarazadas las que hacen ofrendas de panes al santo, sino también las comadronas, pidiendo así una buena intervención. Incluso, en caso de un parto difícil, las futuras madres ofrecen a su hijo al santo y le ponen su nombre. Finalmente, καλή λευτερία es lo que se desea a las mujeres embarazadas.