dissabte, 21 de febrer de 2009

In scholam, ad prandium, in balneum, ad cenam. Jornada de un niño romano

Los Hermeneumata Pseudo-dositheana, un manual escrito entre los siglos II-III d.C. (véase, no obstante, esta información: págs. 46-47 y 48-49) por un gramático romano conocido como Pseudo-Dositheus (dado que la autoría tradicionalmente se ha atribuido a Dositheus, gramático del siglo IV) con la intención más que probable de que sirviera para enseñar la lengua griega a los jóvenes romanos, es un magnífico instrumento para el estudio del habla diaria y familiar: se trata de breves conversaciones o narraciones absolutamente semejantes a las que se pueden encontrar en manuales situacionales actuales, llenas de frases de uso común y con el texto griego al lado, a la manera de los manuales bilingües. De ellos se puede extraer, por tanto, muchos detalles relativos a la vida cotidiana: la compra en el mercado, las prendas de vestir, los alimentos, los baños… es decir, en qué ocupaban su jornada un padre de familia, un niño, un esclavo…

Los incluye Hans Ørberg en sus SERMONES ROMANI y los utilizan como base para su cómic Martialis Fernando Lillo y Alejandro Valverde.

Desde nuestro punto de vista, el estudio del cómputo del tiempo, nos interesan las expresiones utilizadas. Veamos cuáles son las utilizadas en estos textos en la jornada de un niño romano. Ésta es nuestra recreación, el original lo podéis encontrar aquí.


Expresiones Hora Actividad


Sol ortus est

Solis ortus

Lux

Iam lucet

Ante lucem

Aurora

Mane surgo

Inlucescente caelo

In galli cantu

Hora prima

Vigilo de somnō; surgo de lectō. Servum voco et ei impero: «vesti me; da mihi calciamenta et udones et bracas.» Iam calciatus sum, tum servus adfert aquam manibus et faciei, lavo meas manus et faciem cum sapone, tergo et procedo foris de cubiculō. Patrem et matrem saluto et ab iīs salutor. In culinā serva mihi ientaculum dat: paucum panem cum melle et lac concretum. Vado in scholam cum paedagogō.


Hora secunda

Per viam, paedagogus meus instrumenta mea necessaria portat: tabellam ceratam, stylum, cetera. Scholam intro, paedagogus etiam mecum intrat, et primum saluto magistrum, deinde condiscipulos, qui me resalutant: «Ave, magister! Avete, condiscipuli!» Meum locum quaero et sedeo. Paro ad discendum.


Hora tertia

Iam teneo meam lectionem. In tabellā ceratā litteras graecas et latinas scribo. Cera dura est, mollis debet esse, sed non est; propter id, litteras male scribo et magister iratus est.


Hora quarta

Postea coepi legere librum graecum altā voce. Magister me audit attentē et me corrigit. Alii post me legunt et quoque eos magister corrigit. Deinde loquimur graece cum magistrō, qui nobis interrogat.

Ad prandium

Hora quinta

Iam didici quod acceperam, nunc rogo magistrum ut me dimittat domum ad prandium, et ille me dimittit. Domum advenio, patrem et matrem saluto, qui me resalutant, manus lavo et prandeo. Accipio panem candidum, olivas, caseum, caricas et nuces. Bibo aquam frigidam.


Hora sexta

Pransus, eo ad meridiationem, nam mane surrexi de lectō et fessus sum. Postquam dormiveram, revertear iterum in scholam.

Dimittor circiter horam septimam

Hora septima

Revertor iterum in scholam et invenio magistrum perlegentem. Eum saluto et salutor ab eō. Sedeo in sellā. Magister legere desinit et «puer, da mihi tabellam tuam ad eam corrigendam!», dicit. Etiam alii in ordine suas tabellas reddunt ad distinctum. Magister corrigit et ego transeo lectionem.

In balneum eundum

Hora octava

In viā servus me exspectat in balneum eundum. Eum iussi sabanam, tersa vestimenta, oleum, afronitrum et strigilem sumere. Prope thermas curro et accedo, servus me sequitur: me excalciat, dat mihi oleum, me ungit et imus intro. Ubi iam sudavi, dat mihi afronitrum, me fricat et eximus in piscinam, dat mihi strigilem, deinde sabanam et me extergeo. Servus me calciat et me vestit. Lotus ad cenam eo.

Ad cenam

Hora nona

Iam domi sum ad cenam. Servus mihi aquam dat manibus et mappam mihi porrigit. Cocus multa paravit: piscem assum, ficatum tenerum, ova, gallinam assam, lactucas, olivas albas, dulcia placenta, cetera. Pater panem frangit et mihi porrigit. Vinum album et atrum et aqua frigida sunt. Ego aquam bibo.


Hora decima

Multa ēdi, nam famem habebam. Tergo cum mappa, dum servi mensam tergunt. Cum patre et matre quōmodo dies fuerit loquor, de magistrō et de scholā, de meīs condiscipulīs et de balneō.


Ab horā undecimā ad horam duodecimam

Nunc in viā cum amicīs ludere possum usque ad vesperum. Domō exeo et in viā Marcō, Luciō et Claudiō occurro. Cum talīs ludimus et cum pilā.

Ad vesperum

Prima vigilia

Iam sero est et fessus sum. Dormire volo ut mane vigilem. Tollo lucernam et in cubiculum eo. Crās servus in galli cantu me excitabit.


Como puede observarse, el texto es casi siempre impreciso en las referencias a las horas y para algunas ni siquiera hay referencia. En pocas ocasiones encontramos una expresión precisa: hodie autem condiciones audit ab hora prima (C o l l o q u i u m H a r l e i a n u m, 9), Quot sunt horae? Iam octo/ Quot horae sunt noctis? Iam tres (C o l l o q u i a M o n a c e n s i a, 13/20). O como señala Javier Arce en su libro, Mérida tardorromana (300-580 dC.), Cuadernos emeritenses 22, pág. 224, cuando se indica el fin de las lecciones en la escuela: dimittuntur circiter horam septimam (39), y cuando tiene lugar en el foro el comienzo de la escena del juicio: fit hora tertia (73). Todo ello no hace sino ahondar en la idea, ya conocida, de que la precisión en la medida del tiempo era algo sumamente relativo y que la vida discurría de forma relajada por cuanto hace a las actividades cotidianas. De hecho, las referencias temporales van unidas a aquellas actividades que marcan momentos cruciales del día: levantarse, la comida, el baño, la cena... Ciertamente, no era fácil poder saber la hora exacta. Ya lo dice Séneca: horam non possum certam tibi dicere: facilius inter philosophos quam inter horologia conveniet. (Apoc. 2.2)

diumenge, 15 de febrer de 2009

Parentalia



El término Parentalia designa el período de nueve días durante los cuales las familias romanas honraban a sus muertos. Esta novena, que era de tipo privado, comenzaba el 13 de febrero con la parentatio virgo vesta ceremonia pública efectuada por las vestales junto a la tumba de Tarpeya y continuaban con ceremonias familiares que terminaban con las Feralia, el 21 de febrero, festividad con la que acabó confundiéndose y el propio Ovidio, usa de manera indistinta dies parentales (Fasti II.548) o dies ferales (Fasti II.34).


El rito de las Parentalia fue instituido según Ovidio por el propio Eneas que fue el primero que lo practicó en los funerales de Anquises, y según Ausonio, por el rey Numa (Parentalia, Praef.).

Virgilio nos lo cuenta en Eneida V 77 y ss, así:


Aquí libando según el rito dos copas de vino puro
las vertió en tierra, dos de leche nueva, dos de sangre consagrada,
y esparce flores purpureas y esto dice:
“Salve, sagrado padre, de nuevo; salve, cenizas en vano
recobradas, y ánimas y sombras paternas.”



Ausonio escribió poemas de recuerdo a sus familiares fallecidos y los agrupó en un libro en cuyo prefacio dice:


Este libro se titula Parentalia, por la antigua denominación de este día consagrado por Numa a los manes de las familias; el deber más santo de los que viven es honrar la memoria de los que ya no están.


En estos días la gente visitaba los sepulcros haciendo ofrendas sencillas apropiadas para los manes, las sombras o los espíritus de los muertos que Ovidio (Fasti II.533-539) nos detalla:


Una teja velada por las coronas votivas, unas semillas desparramadas, unos pocos granos de sal, dones de Ceres empapados en vino, y algunas violetas esparcidas.



Se llegó incluso a crear un término exclusivo para este rito festivo, el verbo parentare, cuyo significado era “honrar a los difuntos”.

En una carta de Cornelia la madre de los Gracos, conservada fragmentariamente por Cornelio Nepote, ella le dice a su hijo Gaius Sempronius Gracchus

Ubi mortua ero, parentabis mihi et invocabis deum parentem
Cuando esté muerta, me honrarás en las Parentalia e invocarás al dios de los antepasados


Evidencia el hecho de que era una fiesta importante el que figure en los calendarios como en el de Philocalus en el que se lee el día 13 de febrero: parentatio virgo vesta y que los autores cristianos hablen sobre ella. El propio Tertuliano en De resurrectione carnis, I critica esta costumbre por los festines organizados en los sepulcros por parte de los paganos que no creían en la vida después de la muerte.

Para terminar parece apropiado este poema de Catulo ante la tumba de su hermano:

Después de atravesar muchos pueblos y muchos mares vengo, hermano, a estas tristes exequias, para darte el postremo tributo de la muerte y hablar en vano a tus mudas cenizas, puesto que la desdicha me arrancó lo que fuiste tú mismo, oh, pobre hermano mío, indignamente arrebatado a mí.
Ahora, sin embargo, estas tristes ofrendas que según el viejo rito de nuestros padres te he traído, acéptalas, empapadas del llanto fraterno, y para siempre, hermano mío, hola y adiós.

La imagen es de Ana Ovando en flickr. A los dioses Manes Inscripción romana encontrada en Borriol. Museu de Castelló. CIL II2/14, 760

diumenge, 8 de febrer de 2009

Dies natalis


El dies natalis es el dia en el que uno ha nacido, es el cumpleaños. Se consideraba ya entre los romanos el día contando desde la medianoche hasta la siguiente medianoche, así según Varrón citado en Aulo Gelio III, cap 2
En su libro sobre las cosas humanas en el apartado de los días, Marco Varrón dice: “se dice que los hombres que han nacido en las veinticuatro horas, desde una medianoche hasta la próxima medianoche, han nacido en ese mismo día.

Se celebraban con fiestas privadas (vid. Festo, sub voce privatae feriae) los aniversarios del nacimiento sobre todo el del pater familias. Estos días considerados como felices, favorables, propicios ' (dies candidus),Tibulo I, VII, 63 ,
Pero tú, día del aniversario, que has de ser celebrado muchos años
más propicio, una y otra vez más propicio, ven
Las fiestas consistían en festines, y ofrendas de vino, flores, incienso, leche,...a los lares, al Genius Natalis del hombre y la Juno Natalis de la mujer. Tíbulo en Carmina II, 2 nos narra así la ofrenda al Genius y el ruego del que cumpleaños:

Digamos palabras de buen augurio: se acerca Cumpleaños a sus altares,
todo el que asista, hombre ymujer, guarde silencio
Que se queme piadoso incienso en los hogares, que se quemen los perfumes
que desde su rica tierra envía el refinado árabe.
Que venga el Genio mismo a contemplar sus honras,
cuya sagrada cabellera engalanen delicadas guirnaldas.
Sus sienes rezumen de nardo puro
y quede saciado con su manjar y se embriague de vino,
y, te propicie, Cornuto, cualquier cosa que pidieres.
Ea, pues ¿a qué esperas? Que sí dice él: pídele.
Lo vislumbro, desearás el fiel amor de tu esposa:
ahora creo que esto los mismos dioses lo saben de antemano,
y no preferirías para ti todo lo que en el mundo entero
ara el robusto labrador con su fornido buey,
ni para ti es la variedad de perlas que en las Indias felices
se cría, por donde la ola del mar oriental se hace de púrpura.
Tus deseos se cumplen: ojalá batiendo sus alas vuele junto a ti
y traiga sus cadenas para vuestra unión Amor,
cadenas, que perduren por siempre, incluso cuando la torpe vejez
marque sus arrugas y blanquee los cabellos.
Vengas aquí Cumpleaños y ya abuelos les des nietos
para que una grey infantil juegue ante vuestros pies.

Los ciudadanos romanos llevaban vestidos nuevos de color blanco y se ponían el annulus natalitius, el anillo del nacimiento. Persio Sat I, v 15:

Así es, repeinado y con toga reciente y brillante, en fin con la natalicia ágata, ...
También se llamaba así el anillo regalado al patrono por los clientes o amigos por su cumpleaños, que en las comedias de Plauto soluciona algunos enredos al permitir el reconocimiento de personajes, como vemos en Gorgojo, V, 2,26
Ther:Por Júpiter! Es el que te regalé por tu cumpleaños. Lo conozco tan bien como a mí. Hola hermana
Plan: Hola hermano mío!
Podemos asistir a los preparativos de la fiesta en Plauto Pseudolus. Acto I, escena II. Balión ordena a los esclavos arreglar la casa para que reluzca, que dispongan los lechos y hagan brillar la plata, que todo esté limpio y perfumado...
pues hoy es el día de mi cumpleaños y todos debéis festejarlo. Jamón, lacón, tocino, chorizo, pon tú a cocer ¿Me has oido? Quiero agasajar opíparamente a unos grandes personajes, para que crean que soy rico.

Después da órdenes también a sus cortesanas
que sobre mi casa caiga una lluvia de regalos procedentes de vuestros amantes habéis de procurar. Pues si hoy la despensa de provisiones para un año no queda llena, mañana os convertiré en putas callejeras. Que hoy es el día de mi cumpleaños.

Era habitual que los amigos se hicieran regalos, como anillos, pendientes, vestidos, se dedican libros, poemas etc...Incluso había quienes para recibir regalos simulan cumplir varias veces así leemos en Marcial:
Para pedir un regalo y exigirlo, Clito, naces ocho veces en un solo año y creo que sólo consideras que no son tus cumpleaños tres o cuatro calendas.

Como vemos las costumbres se mantienen en nuestros días, se hacen fiestas con familiares y amigos, se estrena ropa, se reciben regalos, se piden deseos , pero... y la tarta de cumpleaños? Quizá esté relacionado con los pasteles redondos rodeados de velas que se ofrecían a la diosa Ártemis Munychia en el Pireo el 16 del mes de Munychion, aniversario de la batalla de Salamina, porque en esa noche la luna llena iluminó completamente el mar.
-->
Mediante fiestas públicas se celebran los aniversarios de la fundación de los templos, de la fundación de Roma, de los emperadores. El calendario de Philocalo recoge el cumpleaños de dieciocho emperadores: Augusto, Vespasiano, Tito, Nerva, Trajano...
Ahora hay que añadir un dies natalis a más a nuestro calendario pues el viernes 30 de enero, Dies Pacis, es también el dies natalis del aula de cultura clásica DOMUS BAEBIA SAGUNTINA a la que deseamos larga y venturosa vida
per multos annos!!!




diumenge, 1 de febrer de 2009

Tempore capto en la Domus Baebia


La Domus Baebia ha abierto sus puertas y ha comenzado su actividad con los talleres didácticos de Ludere et Discere. Han sido varios meses de trabajo y de ilusión que nos permiten por fín disfrutar ya de los talleres de cocina, escritura, juegos romanos, cosmética, indumentaria, mosaico y tiempo e infancia.

Podéis ver las imágenes de todos ellos y de las distintas distintas fases de acondicionamiento del edificio en imágenes de la domus que han tenido este resultado final.

También os enlazo las imágenes de la primera visita de alumnos que realizó los talleres de escritura y mosaico, en el álbum de visitas de la domus.

Con este slide veis cómo está montado el taller Tempore Capto en la domus . Además de los aspectos que ya trabajábamos sobre los calendarios, los relojes y la medición del tiempo en la antigüedad, hemos ampliado trabajando las fiestas romanas y el estudio de las etapas de la vida, empezando por el nacimiento y la infancia.






¡Esperamos vuestra visita en la Domus Baebia y en los Ludi Saguntini 2009!