diumenge, 3 de desembre de 2017

La oreja sede de la memoria


Anillo romano
Hay unos curiosos ónices tallados con una mano que pellizca el lóbulo de una oreja bajo la leyenda escrita en griego "Recuerda", "Recuérdame". La razón de esto es porque los antiguos creían que en esta zona del cuerpo residía la memoria.

Plinio nos dice en su obra Naturalis Historia:  Est in aure ima memoriae locus, es decir en el lóbulo de la oreja está la sede de la memoria. Por esa razón, aurem vellere,  tocar el lóbulo auricular  de uno mismo o el de otra persona llegó a ser un gesto que expresaba la necesidad de recordar o hacer recordar algo importante. 

De este gesto encontramos variados testimonios en la literatura clásica como por ejemplo:
-en la Appendix Virgiliana, Copa 38: 

Mors aurem vellens "vivite" ait "venio" 

La muerte tocándome la oreja me dijo "disfruta de la vida", "ya voy".

-Séneca, De Beneficiis V, 7,6 

dicere solemus : Sine, loquar mecum ' et ' Ego mihi aurem pervellam.' 
 Solemos decir "déjame hablar conmigo mismo" y " yo me estiraré la oreja"
 Anillo romano



-Amiano Marcelino,22, 3, 12, 

aurem, quod dicitur, vellens monensque

como se suele decir tocándole la oreja y recondándole



Más anillos como éstos podemos ver en este enlace




Este gesto se realizaba en un contexto muy especial relacionado con los juicios. Se halla en la antestatio, es decir, en la citación de alguien como testigo en un juicio pues se tocaba el lóbulo de la oreja de quien debía testificar y se le decía algo como 

memento quod tu mihi testis eris
recuerda que serás mi testigo

Lo encontramos atestiguado en Plauto y Horacio. 

-Plauto, El persa, 747-748 

DOR, Nonne antestaris? SAT. Tuan ego causa, carnufex,/ cuiquam mortali libero auris atteram,/ qui hic commercaris civis homines liberos?
Dórdalo: ¿No tomas testigos? Sagaristón: ¡Bribón! ¿Voy yo a estirar la oreja de cualquier hombre libre por causa tuya que te dedicas al comercio de ciudadanos libres?

-Horacio, Sátiras I, 9,:

 "licet antestari?" ego vero oppono auriculam, Rapit in ius...
¿Quieres servirme de testigo? yo le presento  la oreja. Arrastra al juicio...



Quizá de este gesto romano venga la costumbre de estirar de las orejas a los que cumplen años en sus aniversarios para recordarles el paso del tiempo y el número de años que han disfrutado ya. De manera que simbólicamente muy pronto 
estiraremos las orejas de este blog que nació el día 6 diciembre del 2006 y cumple once años ya!!

Feliciter Hortus Hesperidum!!






.