dilluns, 1 d’octubre de 2012

CORONAE LAETITIAE


En las fiestas públicas o privadas un elemento imprescindible eran las coronas y guirnaldas de flores y hojas tanto naturales como artificiales. Había tal variedad, según el diseño, la materia y la función, que fueron objeto de estudio en libros dedicados a ellas (Plinio, Historia Natural XXI) y generaron el desarrollo de industrias específicas como la de los tejedores y vendedores de coronas, los coronarii, y la de los jardineros que las cultivaban para ese fin.

Podían ser pactilis o plectilis, con flores y hojas entrelazas o sutilis, cosidas. De las coronae sutiles, con las flores cosidas entre sí, las más apreciadas eran las coronas de rosas, especialmente las llamadas mero folio, solo de pétalos. Para responder a la demanda de rosas los jardineros hacían cultivos especiales en invernaderos de manera que incluso fuera de temporada se podían encontrar rosas o bien se importaban de Egipto

Casa de los Vetii en Pompeya

Como presente desconocido, César, la tierra del Nilo, deseando agradarte, te había enviado rosas de invierno. Marcial, VI, 80






Además nos dice Plinio en Naturalis Historia XXI que imitaban las flores con finas láminas de hueso teñidas de colores o bien con pequeños trozos de seda, por lo que en cualquier estación del año podían adornar sus cabezas o viviendas con hermosas coronas.

Vamos a centrarnos en las que se usaban en celebraciones familiares, es decir, con motivo de los nacimientos y matrimonios, así como en los banquetes.

CORONA NATALITIA

Para anunciar a los demás el nacimiento de un nuevo miembro de la familia se colocaba en la puerta de la casa, una corona natalitia. Juvenal en Sátiras,

...foribus suspende coronas:85
iam pater es,...

Cuelga guirnaldas de tus puertas. Ya eres padre...

Siguiendo a Thomas Bartholin De puerperio veterum, cum notis eruditis Casparo filii, en Roma se elaboraban estas coronas de nacimiento con laurel, hiedra, apio y otras hierbas aromáticas. Además hay que destacar que en Atenas eran diferentes las coronas de niños y las de niñas, ya que según Hesiquio de Alejandría, en su Diccionario sub voce <στέφανον ἐκφέρειν> las de chicos eran de olivo y las de las niñas de lana

ἔθος ἦν, ὁπότε παιδίον ἄῤῥεν γένοιτο παρὰ Ἀττικοῖς, στέφανον ἐλαίας τιθέναι πρὸ τῶν θυρῶν· ἐπὶ δὲ τῶν θηλειῶν ἔρια διὰ τὴν ταλασίαν
Por eso la casa donde había nacido el niño se llamaba coronada: Puerperae domus coronata, dicta est.
Esta costumbre pervive en la actualidad en Italia la corona se llama fiocco de nascita en azul para los niños y en rosa para las niñas, en EEUU con el nombre de baby door badge.

Coronas de dos gemelos, niño y niña, en su casa de Venecia. Julio 2012


CORONA NUPTIALIS

En Roma, según Festo s. v. corolla, la esposa debía llevar una corona de flores y hierbas que ella había recogido personalmente pero como esta corona se sitúa bajo el velo (sub amiculo), no podemos verla en las imágenes que nos han llegado del matrimonio romano.

En efecto, en las representaciones de la dextrarum iunctio en presencia de la pronuba, se ve la mujer velada sin corona aparente y el marido no lleva nada en la cabeza.



También la puerta de la casa, las paredes y el lecho nupcial eran decorados con guirnaldas y flores, (Juvenal, Satirae VI)

ensarta una corona en las jambas y derrama por los umbrales espesa yedra


Para griegos y romanos la corona nupcial era un símbolo religioso y prueba de ello es que los primeros cristianos pensaban que no debían llevarlas en las bodas para no volver a cultos paganos Tertuliano, De corona militis, 13





CORONA CONVIVALIS

Por supuesto las coronas de flores abundaban en los banquetes griegos y romanos y no solo entre los invitados, sino también en los esclavos e incluso en recipientes, especialmente aquellos en los que se mezclaba el vino y el agua. Así Virgilio en Georgias II, 358  dice

los compañeros ponen la corona a la cratera...

Una misma persona podía llevar hasta tres coronas a la vez, pero lo habitual eran dos, en la cabeza y en el cuello, para  que los aromas llegaran más rápidamente. Como ejemplo de excesos Cicerón nos presenta a Verres en Verrinas II, 5, 11 con una corona en la cabeza, otra en el cuello y además se acercaba a la nariz una redecilla de lino llena de rosas.

Esta corona tipo collar se llamaba corona longa. La que se llevaba sobre la cabeza tenía la finalidad de evitar la embriaguez gracias a el efecto refrescante de los perfumes, (de rosas, violetas o hiedra) o bien, conseguir un dulce sueño para aquellos invitados que habían bebido demasiado (de azafrán o de flor de henna).




Escancia, Calisto, dos dobles medidas de Falerno, tú Alcimo, echa encima las nieves propias del verano; que mi cabello empapado con excesivo amomo se sature y mis sienes se fatiguen bajo el peso de entrelazadas rosas. El Mausoleo tan cercano nos ordena disfrutar de la vida, al enseñarnos que los dioses mismos pueden perecer.    Marcial, V  64

4 comentaris:

Apicius ha dit...

Como siempre es un placer leerle y m i acervo cultural lo agradece.
Que pase un buen día

Amparo Moreno ha dit...

Gracias Apicius. Son muchos los tipos de coronas de flores en las fiestas familiares pero he preferido empezar por las de alegría...iremos viendo el resto poco a poco.
Saludos

Virginia ha dit...

Una corona convivals tendremos que hacernos para la celebración del 25 aniversario del fin de carrera!
Besos!

Amparo Moreno ha dit...

Sí, estaría genial!Me encanta la idea! a ver si en la Jornada de Sagunto concretamos algo más. Besos