diumenge, 1 de març de 2009

Clepsidra de Platón y de Aristóteles

En artículos anteriores hemos conocido diferentes relojes de sol, pero ¿cómo sabían qué hora era si no hacía sol, si estaba nublado o simplemente era de noche?

Ya los egipcios y los griegos utilizaban otro tipo de relojes, las clepsidras o «ladrones de agua», que eran usados fundamentalmente por la noche. Las primeras clepsidras egipcias eran básicamente una vasija de barro llena de agua con un orificio en la base que permitía la salida del líquido de forma constante. El interior estaba marcado con rallas que señalaban las horas.

El grado de perfección de las clepsidras se puede comprobar en el despertador que ideó Platón para hacer levantarse a sus alumnos de la Academia. Ateneo de Naucratis en su obra El banquete de los eruditos IV, 174 C nos dice:

'Lo cuenta Aristocles en su tratado Sobre los coros, diciendo más o menos así: 'Es objeto de discusión si el órgano hidráulico es un instrumento de viento o de cuerda. Aristóxeno, por ejemplo, no lo sabe. En cambio, dice que Platón dio una idea aproximada de su composición cuando fabricó un reloj nocturno parecido a un órgano hidráulico, a manera de una enorme clepsidra. En efecto, el órgano hidráulico se asemeja a una clepsidra'



Seguramente combinó una clepsidra con un sifón, de forma que cuando el agua alcanzaba el límite de la palanca se precipitaba con fuerza en un recipiente cerrado, del que se escapaba el aire por un silbato, produciendo un sonido muy agudo. Con ayuda de este aparato Platón llamaba cada día a sus discípulos al trabajo a las cuatro de la mañana.

Posteriormente según Diógenes Laercio en Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres V, 16 fue Aristóteles el que añadió unas bolas de cobre con este mismo fin :
Y que cuando se echaba a dormir, tomaba en la mano una bola de bronce, poniendo debajo un cuenco, para que cuando le cayese la bola en el cuenco, se despertase al ruido.

Siguiendo a P. Moreaux en Le reveille-matin d'Aristote et Platon, Aristóteles ideó un tipo de aparato hidráulico, una clepsidra o un reloj de agua, que operaba de alarma de la siguiente manera : colocó sobre el flotador de una clepsidra unas bolas metálicas. Cuando, al alba, el agua llegaba a su nivel máximo, estas caían sobre un recipiente de bronce. El estrépito causado por las bolas servía de despertador a los alumnos.


Este sistema de alarma despertador de Aristóteles es semejante a la siesta de la cucharilla de Salvador Dalí de quien Alexander Borbély en su libro El secreto del sueño nos cuenta:

Se cuenta que el pintor español Salvador Dalí se instalaba en un sillón, con un plato metálico al lado, en el suelo, mientras él reposaba, teniendo una cuchara entre el pulgar y el índice. En cuanto se dormía, los dedos se aflojaban, la cucharilla caía en el plato y Dalí se despertaba. El sueño disfrutado durante ese momento le resultaba tan reparador, que el pintor se ponía en pie descansado y animado. ¡Una siesta verdaderamente surrealista!




*Imagen de la clepsidra egipciade 1370 a. C.
**Imagen de la réplica de la clepsidra de Platón y Aristóteles del taller Tempore Capto

2 comentaris:

Virginia ha dit...

Os paso el meme de Clásicas en peligro. Ya sabéis...

Charo Marco ha dit...

Felicidades por el Premio Limonada que De Re Coquinaria os ha concedido.
besos