diumenge, 2 octubre de 2011

El tiempo en Astérix y Obélix I. Jornada diaria. Relojes de sol

Astérix y Obélix de R. Goscinny y A. Uderzo son personajes que resultan simpáticos y nos permiten acercar desde un formato de cómic el mundo antiguo a nuestras clases. La calidad de los dibujos y guiones es incuestionable por lo que las posibilidades didácticas de los tebeos de Astérix y los cómics ambientados en el mundo clásico son muchas, prueba de ello son los trabajos publicados como Están Locos estos romanos I y II de Oscar García Sanz, Asterix y la historia real de Royen, René Van y Sunnyva Van Der Vegt, etc…

Los autores nos lanzan en muchos pasajes un guiño humorístico al jugar con aspectos antiguos y modernos conocidos por los lectores actuales pero impensables en el mundo clásico, por ejemplo el té de las cinco en Astérix en Bretaña o la preocupación por la puntualidad de los suizos y la calidad de sus relojes en Astérix en Helvecia. Este álbum nos interesa especialmente porque nos hemos centrado en los aspectos relativos al tiempo, en concreto en:

  • la jornada diaria
  • los instrumentos de medida de tiempo y su representación gráfica. Relojes de sol y clepsidras
  • las frases y palabras en latín
Hoy comenzamos con la jornada diaria y los relojes de sol.

I. Jornada diaria.

En el álbum La Residencia de los Dioses los romanos quieren construir una urbanización romana de lujo para rodear a los irreductibles galos. La publicidad de esta residencia se hace en el Circo Romano a través de un prospecto implegable que les dan al entrar, en el que se describe la jornada ideal de una familia romana. (páginas 28 y 29) desde el alba con el aseo personal y el ientaculum (desayuno), al prandium y la cena con las diferentes actividades del día, ir a las termas, visitar a los amigos...




Al alba, saludada por el canto del gallo galo, las matronas se alzan, al igual que sus maridos e hijos. Mientras el marido se entrega a los cuidados del tonsor (comprado allí mismo), la matrona da órdenes para que el ientaculum sea servido a los niños que se van a la escuela. Solamente después llamará a la adornista para confiarle su peinado, mientras mira como juguetean los jabalíes sobre el césped del parque.

En las escuelas de la Residencia de los Dioses, esclavos seleccionados se encargan de la educación de los niños. Esclavos que en las reuniones de padres y alumnos dan cuenta del trabajo de los escolares, lo cual permite dar de latigazos sea al alumno, sea al pedagogo, en caso de divergencia de opiniones. Mientras los niños están en la escuela, el marido va a su trabajo. Si trabaja en Roma, vueve al hogar cada seis semanas para pasar una buena noche.

Sola, y ya adornada, la matrona va a visitar a sus amigas con las cuales se reunirá para el prandium. Podrá ir seguidamente al centro comercial (en proyecto) donde encontrará de todo: desde alimentos y vestidos, hasta joyas y esclavos. ¿Tiene invitados y le hace falta un esclavo? ¡Pues va al mercado en seguida y se sirve ella misma!. Pero ya va a ser tiempo de preparar la cena, pues la familia no tardará en regresar.

Cuando el marido vuelve del trabajo, puede elegir entre las termas y el gimnasio con sus amigos o un paseo con su matrona por el parque (donde juguetean los jabalíes). Por la noche hay juegos en el circo (Gauliseo, en proyecto) o una pequeña orgia entre vecinos. Y ya no les quedará más que ir a dormir para esperar un nuevo día magnífico, ¡un día como sólo puede ofrecerle la residencia de los dioses!



II. Instrumentos de medida del tiempo y su representación gráfica.

Paseando por una de las calles llena de tabernae de relojes de arena, clepsidras y relojes de sol



1. Relojes de sol


El primer instrumento de medida del tiempo es el reloj de Sol. El más antiguo del que tenemos noticia es el «merkhet» un reloj egipcio del 1500 a. C., en la época de Tumotsis III, que se compone de dos listones de piedra, uno hacía de gnomon y en el otro estaban marcadas las líneas horarias.


Se sabe que los sumerios usaban un reloj de sol alrededor del siglo VI a. C., pero, es en Grecia donde los relojes de sol son estudiados en profundidad y donde el gnomon ya no se coloca verticalmente, sino paralelo al eje terrestre en un bloque de piedra vaciado en forma hemisférica. Este reloj recibe el nombre de σκάφη entre los griegos y hemispherium en Roma. El «scaphe» fue perfeccionado por Berosus el Caldeo, convirtiéndolo en el hemicyclium que fue muy popular en Roma.


Los relojes de sol que encontramos en las aventuras de Astérix son:


El combate de los reyes, pág 40


Obélix y compañía, pág 38

Astérix en Helvecia, pág 28

Se trata de relojes de sol verticales de pared del estilo del que encontramos en la Torre de los Vientos, también llamada Αερίδες. Es un monumento situado en el ágora de Atenas que fue construido por el astrónomo Andrónico de Cirro, aproximadamente siglo I a. C. La torre, de mármol pentélico, tiene planta octogonal, con estas dimensiones: 12,10 m. de altura, con 3,20 m. cada lado y una base de 8,36 m. de diámetro.

Reúne en un único edificio tres funciones diferentes: una clepsidra, ocho relojes de sol y una veleta. Tenía dos pórticos corintios y un anexo de forma cilíndrica en la cara sur que albergaba la cisterna de agua, necesaria para el funcionamiento de la clepsidra. La cubierta era de forma cónica y sobre ella había una veleta de bronce que representaba un tritón. Ni la cubierta ni la veleta se conservan. En cada una de sus 8 caras, todavía se pueden ver las figuras de los diferentes vientos cinceladas sobre el mármol y, debajo de cada figura, un gnomon y una serie de incisiones en las paredes, testimonios de que el edificio funcionó también como reloj de sol. Estos ocho relojes solares verticales del tipo mural son los únicos que se han mantenido desde la antigüedad, óptimamente conservados.

En las próximas semanas continuaremos con los demás apartados, es decir, con las clepsidras y expresiones latinas.

Salutem plurimam

6 comentaris:

Isabel ha dit...

Magnífico como siempre!...este blog es una mina para alumnos y profesores. Gracias por compartirlo.

Amparo Moreno ha dit...

Gracias Isabel. Me alegro mucho que los materiales que hacemos sean interesantes para todos. Este es el primero de tres artículos sobre Astérix, espero que no os canséis...

Apicius ha dit...

Hola Amparo:
No solamente es una mina para alunnos y profesores, es una mina para todo aquel que tenga inquietudes culturales y que le interesa saber de donde venimos, porque para donde vamos, creo que lo conocemos "Al desastre".
Como siempre un placer la lectura de su escrito.
Saludos

Amparo Moreno ha dit...

Para nosotras es un placer contar con lectores tan fieles y amables! Saludos

PlaymoGirl ha dit...

Hola a todos.
Hace unos años hice un trabajo en la carrera titulado "Astérix y Obélix y la tradición clásica". Ahora quería ir subiéndolo a mi blog, pero me veo con el problema de que las imágenes tienen copyright y todo eso ¿Vosotros os lo habéis planteado en algún momento? ¿Qué pensáis sobre ello? Gracias por vuestra respuesta.

Amparo Moreno ha dit...

Hola
La verdad es que el tema el copyright es delicado... sin embargo en estos trabajos es evidente que no nos apropiamos de las imágenes haciéndolas pasar por nuestras,lo que sería imposible con Astérix y además de indicar su autoría, especificamos libro y página, enlazando a su web oficial. También el fin de este blog es puramente didáctico en el que se pretenden generar materiales aptos para su uso en las aulas, pero sin ninguna intención de lucro. Pienso que no ocasionamos ningún problema a los editores de Astérix, más bien al revés, pues en cierta forma, hacemos difusión de sus álbumes y de la calidad de sus trabajos.Pero, si alguien considera que no es adecuado este tratamiento, agradecería mucho que me lo comunicara para corregirlo. Si te animas a publicar tus trabajos, disfrutaré mucho leyéndolos...¡me encanta Astérix!. Saludos