dijous, 9 d’abril de 2009

Cibeles

Cibeles, diosa frigia de la fertilidad y de la naturaleza era considerada madre de todos los dioses. Se representa a Cibeles como hermosa mujer sentada en un trono, con una corona de torres en la cabeza, con un pandero y el cuerno de la abundancia en las manos, y dos leones a los lados. Vinculado a ella en el mito se encuentra el joven Attis, por quien la diosa sentía predilección, pero como Attis rompió la promesa de castidad que había hecho a Cibeles, ésta le hizo perder el juicio y en un arrebato de su locura el joven se castró y murió a consecuencia de la herida. Después fue divinizado y venerado junto a Cibeles como espíritu de la vegetación que muere y renace anualmente.

La diosa Cibeles llegó a Roma por indicación de los libros Sibilinos que fueron consultados por los decenviros durante la Segunda Guerra Púnica ante el peligro que suponía Aníbal para Roma.

Ovidio, Fastos IV, 258 y ss nos lo cuenta así:

Dicen el resultado de su consulta fue éste: "la Madre está ausente; buscad a la Madre es lo que te ordeno, romano. Cuando venga hay que recibirla con manos puras". Los padres se extraviaron en los circunloquios sin saber qué madre es la que estaba ausente, ni en qué lugar había que buscarla. Consultaron a Peán que les dijo: " Id a traer a la madre de los dioses; habéis de encontrarla en la cima del Ida" [...]

Peán era el oráculo de Delfos que también ordenó que fuera recibida por el mejor ciudadano romano y el senado decidió que era Publio Cornelio Escipión Nasica, primo del que vencería a Aníbal.Tito livio nos informa en, XXIX, 10:

Publio Cornelio recibió el encargo de salir a Ostia al encuentro de la diosa con todas las matronas; él la recogería de la nave, la sacaría a tierra y se la entregaría a las matronas para que éstas la portasen. Cuando la nave se aproximó a la desembocadura de Tíber, siguiendo esas instrucciones recibidas él se trasladó hasta mar abierto en una embarcación, recibió la diosa de manos de los sacerdotes y la sacó a tierra.

Ovidio nos añade dramatismo al narrar las dificultades con que se encuentran y cómo por intecesión de la diosa ocurre algo milagroso:


Todos los caballeros y el grave senado, mezclados con la plebe, salieron a su encuentro a la desembocadura del río etrusco. [...] La nave estaba encajada como isla inamovible en medio del ponto. [...] Claudia salió del grupo de las mujeres castas señoras y sorbió agua pura del río con sus manos, se roció la cabellera tres veces, tres veces levantó las manos al cielo y poniéndose de rodillas, clavó su mirada en la imagen de la diosa y con el pelo suelto, dijo las siguientes palabras: "Madre nutricia y fecunda de los dioses, escucha bajo una condición los ruegos de esta suplicante. Dicen que no soy pura. Si tú me condenas, confesaré que es verdad. Pagaré mi culpa con la muerte, convicta por el juicio de una diosa, Pero si no existe culpa, da prueba de mi inocencia con tu acción y casta como eres, sigue mis castas manos". Dijo y con un pequeño esfuerzo arrastró la maroma"

Podeis leer una hermosa recreación de este hecho en el blog Mujeres de Roma

Siguiendo de nuevo la lectura de Tito Livio, XXIX, 10 sabemos que :.

Mientras toda la población salía en masa a su encuentro y se colocaban inciensarios delante de las puertas por donde iba pasando, quemando incienso le pedían que entrase en la ciudad de Roma con voluntad propicia, las matronas, pasándosela de mano en mano y relevándose, llevaron a la diosa hasta el templo de la Victoria que está en el Palatino, la víspera de los idus de abril, fecha que se consideró festiva. El pueblo en masa acudió al Palatino a llevar ofrendas a la diosa, y se celebró un lectisternium y unos juegos llamados Megalesios. "

  • Después la fiesta fue trasladada del 12 al 4 de abril (víspera de las nonas)

La fiesta duraba del 4 al 10 de abril, en ella se conmemoraba la llegada a Roma de la diosa y se llamaba Megalensia.

Desde aquí el culto de Cibeles y Attis (introducido por el emperador Claudio) se propagó por las provincias de Occidente. Los sacerdotes se llamaban gallos, según Ovidio Fast. IV 361 por este motivo: Así pues, ¿por qué llamamos galos a los mutilados, siendo así que la tierra de las Galias dista tanto de Frigia?. "Entre la verde Cibeles-dijo- y la alta Celenas corre un río llamado Galo, de agua enloquecedora. El que en él bebe, se vuelve loco.

Los galli que formaban un colegio sacerdotal formado únicamente por sacerdotes orientales presidido por un archigalo, habían sacrificado su virilidad como Attis, y únicamente los sumos sacerdotes, que solían ser personajes de alto rango social, exentos de esa obligación, podían casarse y formar una familia. Para ellos, y los devotos, la castración, era sustituida por el sacrificio del toro y del carnero (taurobolio y criobolio), y la dedicación de los órganos genitales (vires) de estos animales.

Gracias al taurobolio, el iniciado en el culto —hombre o mujer— se consideraba nacido a una nueva vida. También podían dedicarse los beneficios del sacrificio a personas y entidades públicas, como el Imperio y la familia imperial, a cuyo bienestar suelen dirigirse las inscripciones .

En Córdoba se han hallado dos importantes aras taurobólicas, erigidas según parece por un padre y un hijo portadores del mismo nombre: Publicius Valerius Fortunatus. Una de ellas dice:

Ex iussu Matris Deum pro salute Imperii tauribolium fecit Publicius Valerius Fortunatus, thalamas suscepit crionis Porcia Bassemia, sacerdote Aurelio Stephano. Dedicata VIII kal(endas) april(is), Pio et Proculo co(n)s(ulibus.

Por mandato de la madre de los dioses para salud del imperio hizo un taurobolio Publicio Valerio Fortunato Thalamas, promoviendo el criobolio la issiaca Porcia Basemia, siendo sacerdote Aurelio Estefano. Dedicada el 25 abril, siendo consules Pío y Próculo ( año 999 de Roma y 238 de Cristo).

En la serie Roma se reprodujo un taurobolio que podemos ver en la página celtiberia.net donde también está comentado.