diumenge, 23 de novembre de 2008

Aetates hominis


Siguiendo a San Isidoro en Etimologías XI, las etapas de la vida del hombre son seis:
infantia, pueritia, adolescentia, iuventus, gravitas atque senectus, es decir, infancia, niñez, adolescencia, juventud, madurez y vejez

I) La primera edad de la vida se llama infantia (desde el nacimiento hasta los siete años.) Se define al infans por una incapacidad: infantes viene de in (prefijo privativo) y de fari, hablar: "el que no habla". Esta incapacidad dura hasta los siete años, cuando el niño adquiere ya un lenguaje estructurado. La infancia termina cuando empiezan a caer los dientes de leche.



II) La segunda fase que llega hasta los catorce años es la pueritia, la niñez. Comienza a los siete años, cuando el niño está en la edad escolar. Deja de estar vinculado sólo a la madre y comienza a participar en cultos privados y públicos. Este período está marcado por la caída de los dientes de leche. A los niños se les llama puer porque son puros, sin barba. (puri, id est impubes, Censorino De die natali, 14, 2 ) y todavía no pueden tener hijos. Las niñas reciben el nombre de puellae.


III) La tercera es la adolescencia, adolescentia: del verbo adolesco, porque se están desarrollando, tienen ya madurez sexual y pueden engendrar. En esta edad en los chicos la barba ya está completa, y se suele realizar la ceremonia de la toma de la toga viril y depositio barbae. Esta fase va desde los 14 a los 28 años. A los chicos y chicas de esta edad se les llama adulescentes



IV) El cuarto momento de la vida de un hombre es la juventud, la iuventus, época de mayor fuerza y poder que abarca desde los 28 años hasta los cincuenta. Supone la realización del hombre en todos los ámbitos de la vida familiar, social, política,...

Según San Isidoro ahora el hombre es llamado iuvenis, porque empieza a poder ayudar iuvenis vocatus, quod iuvare posse incipit


V) La quinta es la edad de la madurez, esto es, de la gravedad gravitas. Es el tránsito de la juventud a la senectud, pero ya no es juventud porque es de más edad. Termina a los setenta años. Momento de paulatina decadencia física y mental hacia la vejez. El hombre en este momento de su vida recibe la denominación de senior, que el propio San Isidoro explica que no es más, sino menos que anciano.

Adulescentior non utique magis adolescens, sed minus; ut senior minus sene, ubi comparativus gradus minus significat a positivo


VI) La sexta edad es la senectus, la vejez, que no termina con ningún tiempo y todos los que han pasado de la anterior edad se llaman ancianos. La vejez es la última parte de la senectud, llamada así porque es el término de la sexta edad. Los ancianos se llaman senes por la disminución de los sentidos, a sensus diminutione.


Y finalmente llega la muerte que puede ser de tres tipos:

Tria sunt autem genera mortis: acerba, inmatura, naturalis. Acerba infantium, inmatura iuvenum, merita, id est naturalis, senum.

Cruel la de los niños, prematura la de los jóvenes, merecida, es decir, natural, la de los ancianos.

En este cuadro vemos un resumen:


Fase de la vida

del hombre

Duración

Denominación

Infantia

0-7 años

infans

Pueritia

7-14 años

puer/puella

Adolescentia

14- 28 años

adolescens

Iuventus

28- 50 años

iuvenis vir/mulier

Gravitas

50-70 años

senior

Senectus

70-....

Senex/ anus


Es bastante llamativa la gran diferencia entre estas definiciones de las edades y los ciclos biológicos reales de la vida humana, con una adolescencia que en Roma alcanza hasta los veintiochoaños y una juventud que puede llegar nada menos que a los cincuenta.

La razón que explica la excesiva prolongación tanto de la adolescencia como de la juventud es la institución típicamente romana, la patria potestas “el poder de los padres”, que habían llegado a tener hacia sus hijos el derecho sobre su vida y su muerte.

Bajo esta potestad, los padres podían organizar todas las fases de la vida de los hijos hasta que, después de la muerte de éstos, aquellos no se convertían a su vez en padres de familia, para reproducir y practicar los idénticos mecanismos de poder a los que anteriormente habían estado sometidos.

O sea, que estamos en plena juventud!!! No inventarían los romanos también eso de ...la vida empieza a los cuarenta???


diumenge, 9 de novembre de 2008

Calendario brontoscópico



El calendario brontoscópico es un documento de tradición haruspicinal (Etrusca Disciplina) traducido del etrusco al latín por el conocido pitagórico Nigidius Figulus que nos ha llegado a través de la traducción griega de Johannes Lydus en su obra De Ostentis y representa el mayor documento etrusco conocido, aunque ya no en su idioma original.

Es un calendario que se basa en la adivinación por medio de los truenos que se producen en una fecha concreta. relacionándolos con el clima, la fauna, la vida social y politica, las revueltas, los problemas sociales, los esclavos, los jovenes, las mujeres...

Por ejemplo, el texto contiene las siguientes alusiones a los esclavos:

6 de julio: “si tronara habrá amenaza de enfermedades mortales para los esclavos”

19 de agosto: “si tronara, las mujeres y la servidumbre harán estragos”

7 de septiembre: “si tronara, amenazarán enfermedades y ruina a la esclavitud”

7 de enero: “si tronara habrá guerra servil durante largo tiempo”

25 de enero: “si tronara, habrá guerra servil”

26 de marzo: “si tronara, habrá compra de esclavos extranjeros”


Podéis leer la obra entera De Ostensis en este enlace. Se llama Diarium tonitruale et locale iuxta lunam secumdum P. Nigidium Figulum ex scriptis Tagetis, va de la página 37 a la 62.

También os enlazo a la traducción al inglés que he encontrado aquí.








dilluns, 3 de novembre de 2008

Cuadrante solar de Cartago

Descripción

Adquirido por la Sociedad de Amigos del Louvre, este cuadrante solar de época imperial es un ejemplo excepcional de skaphe (cuadrante cóncavo), provisto de un orificio por el que pasa la luz y dos asas laterales y molduras concéntricas en el fondo exterior. Tiene la forma de un vaso, el skyphos, muy de moda en la vajilla romana de lujo desde el final de la República y en el s. I a.C.: el nombre del mes de agosto traza el límite cronológico y de datación del cuadrante, puesto que se le dio el nombre de augustus al mes sextilis en el 8 a.C., en honor del emperador Augusto. Sus paredes están adornadas de ramas de encina cargadas de bellotas. La decoración se ve interrumpida por un orificio circular practicado en la pared y por una muesca profunda para facilitar su fijación a un pedestal o columna. Su forma es perfectamente semiesférica, de mármol y probablemente de factura griega. El orificio que hace de gnomon tiene 5 cm de diámetro y estaba recubierto por una placa metálica, desaparecida, de forma semicircular en la que también había practicado un orificio, mucho más pequeño, de entrada de luz. Esta placa estaba unida al mármol por 16 remaches de plomo y venía a funcionar como el diafragma de una cámara fotográfica, reduciendo a un grueso punto de luz la mancha solar sobre la pared interior de la copa. Esta pared, además, se encuentra rebajada en un buen tramo, centrado respecto del orificio, para impedir que los rayos solares encuentren algún obstáculo y puedan penetrar en la copa incluso en las últimas horas del día. El diámetro del cuadrante, de asa a asa, es de 73 cm, su altura de 30 cm y su diámetro interior de 49 cm.

En su interior, perfectamente pulido, se observan tres tipos de incisiones:

1- Siete curvas cerradas que parecen casi circulares, pero que en realidad se desarrollan en tres dimensiones, excepto la cuarta que es un círculo. Estas curvas no son concéntricas, pues todas ellas pasan por el centro del orificio que hace de gnomon. La más exterior pasa muy cerca del borde de la copa.

2- Once líneas irregulares que se extienden de la primera a la última curva y que las cortan bajo los ángulos más o menos cercanos al ángulo derecho y delimitando, sobre cada una, segmentos iguales entre ellos, de dos en dos, de una parte y de otra del eje de simetría constituido por la línea central. Sobre la cuarta curva, los segmentos son todos iguales.

3- Inscripciones en caracteres griegos en mayúscula que se refieren a cada una de las siete curvas. La primera curva, la más exterior, está anotada por 6 palabras y parece que lo mismo ocurría en la curva más interior, aunque hay demasiados caracteres borrados como para poderlo asegurar.

Yendo de la curva más exterior a la más interior, encontramos:

1- Círculo del solsticio de verano / Octavo día antes de las Calendas de Julio

2- Octavo día antes de las Calendas de Junio / Octavo día antes de las calendas de agosto.

3- Octavo día antes de las calendas de mayo / Octavo día antes de las calendas de septiembre.

4- Octavo día antes de las calendas de… (abril) / Octavo día antes de las calendas de octubre.

5- Octavo día antes de las calendas de marzo / Octavo día antes de las calendas de noviembre.

6- Octavo día antes de las calendas de… (febrero) / Octavo día antes de las calendas de diciembre.

7- Círculo (del solsticio de invierno) / Octavo día antes de las calendas de enero.

Ha de hacerse notar la mezcla de palabras auténticamente griegas y de palabras que designan los doce meses del calendario juliano que notan latín pero en caracteres griegos. Llama la atención también el empleo de la letra griega eta mayúscula (H) para designar, con valor numeral, el octavo día, aunque ella misma ocupa el séptimo lugar en el alfabeto griego, y ello se debe a la desaparición de una letra, la digamma, en época clásica. La digamma subsistió con su valor numeral y eta quedó para el número ocho. Y aún, que la curva exterior viene designada, a la vez, por una fecha y por su posición astronómica sobre la eclíptica (solsticio de verano), lo mismo que la más interior (solsticio de invierno).

Funcionamiento

El cuadrante se mantenía fijado de forma vertical con la cara interna vuelta hacia el observador y el orificio dirigido al cielo.

Las once líneas que cortan las 7 líneas curvas notan las doce horas diurnas, más largas en verano y más cortas en invierno, en que estaba dividida una jornada romana. El punto de luz debido al rayo de sol que penetra por el orificio indica el mes, el día y la hora. Su posición correcta es meridional y se obtienen resultados dándole una inclinación que vaya en función de la latitud de instalación.

El reloj está construido para una latitud de 41⁰, lo que quiere decir que, si proviene de Cartago, cuya latitud es menor, muy probablemente fue transportado allí.


Tipología

Vitruvio, y su De architectura, es la fuente fundamental para conocer los relojes solares de la Antigüedad. En el libro IX, cap. 8, ofrece una lista de 10 modelos diferentes y los atribuye a 10 inventores, aunque su descripción, o la falta de ella, resulta confusa (precisamente esto hace que sea difícil tipificar el cuadrante del Louvre) y sus inventores, prácticamente desconocidos:

1- Hemicyclium excavatum ex quadrato succisum (Beroso el Caldeo)

2- Scaphe hemisphaerium (Aristarco de Samos)

3- Discum in planitia (Aristarco de Samos)

4- Arachné (Eudoxo de Cnido, también atribuido a Apollonio)

5- Plinthon, llamado también Lacunar, instalado en el circo Flaminius (Scopinas de Siracusa)

6- Pros ta istoroumena (Parmenio)

7- Pros pan klima (Teodosio y Andrias)

8- Pelecinum (Patrocles)

9- Conum (Dionisodoro)

10- Pharetra (Apollonio)

Después de esta lista, Vitruvio prosigue diciendo: «[…] Estos hombres y muchos otros nos han legado todavía otros tipos de cuadrantes, tales como conarachné, el plinto cónico y el antiboreum» (el plinto cónico recibe también el nombre de eugeniaton)

Puede resultar interesante, para obtener una vista conjunta de todas las hipótesis relativas a los relojes solares de la Antigüedad, leer la obra de Aldo Trinchero, Orologi solari antichi.

Varias han sido las interpretaciones para el cuadrante de Cartago, pero la más conocida es aquella que lo cataloga como de tipo Arachné (Denis Savoie y Roland Lehoucq, Revue d’Archéométrie). La compleja red de líneas que cubren el interior del vaso puede hacer pensar en un cuadrante de este tipo. Con más certeza, sin embargo, puede afirmarse que el cuadrante pertenece al tipo de los escafes (del gr. Skaphein, cavar, vaciar en el grabado) o cuadrantes cóncavos con orificio que filtra la luz del sol. Otros autores recientes lo hacen perteneciente al tipo antiboreum, como al cuadrante encontrado en Pérgamo (Gibbs Sharon L., Greek and Roman Sundials). No hay que olvidar, sin embargo, que, por etimología, antiboreum sería un cuadrante orientado a Bóreas, es decir, al Norte.

Lo bien cierto, por otra parte, es que hay 24 cuadrantes de este tipo en el mundo, aunque la mayoría en estado muy fragmentario, y de ellos, quizás sólo 3 ó 4 presentan elementos esculturales interesantes, pero ninguno de ellos contiene indicaciones gnomónicas tan completas como el que nos ocupa.

Además de este reloj, Cartago ha ofrecido otros dos:

1- Un cuadrante cónico (Gibbs: 3088)

2- Un cuadrante plano vertical con los nombres de los meses romanos escritos en caracteres latinos (Gibbs: 5021)