diumenge, 23 de novembre de 2008

Aetates hominis


Siguiendo a San Isidoro en Etimologías XI, las etapas de la vida del hombre son seis:
infantia, pueritia, adolescentia, iuventus, gravitas atque senectus, es decir, infancia, niñez, adolescencia, juventud, madurez y vejez

I) La primera edad de la vida se llama infantia (desde el nacimiento hasta los siete años.) Se define al infans por una incapacidad: infantes viene de in (prefijo privativo) y de fari, hablar: "el que no habla". Esta incapacidad dura hasta los siete años, cuando el niño adquiere ya un lenguaje estructurado. La infancia termina cuando empiezan a caer los dientes de leche.



II) La segunda fase que llega hasta los catorce años es la pueritia, la niñez. Comienza a los siete años, cuando el niño está en la edad escolar. Deja de estar vinculado sólo a la madre y comienza a participar en cultos privados y públicos. Este período está marcado por la caída de los dientes de leche. A los niños se les llama puer porque son puros, sin barba. (puri, id est impubes, Censorino De die natali, 14, 2 ) y todavía no pueden tener hijos. Las niñas reciben el nombre de puellae.


III) La tercera es la adolescencia, adolescentia: del verbo adolesco, porque se están desarrollando, tienen ya madurez sexual y pueden engendrar. En esta edad en los chicos la barba ya está completa, y se suele realizar la ceremonia de la toma de la toga viril y depositio barbae. Esta fase va desde los 14 a los 28 años. A los chicos y chicas de esta edad se les llama adulescentes



IV) El cuarto momento de la vida de un hombre es la juventud, la iuventus, época de mayor fuerza y poder que abarca desde los 28 años hasta los cincuenta. Supone la realización del hombre en todos los ámbitos de la vida familiar, social, política,...

Según San Isidoro ahora el hombre es llamado iuvenis, porque empieza a poder ayudar iuvenis vocatus, quod iuvare posse incipit


V) La quinta es la edad de la madurez, esto es, de la gravedad gravitas. Es el tránsito de la juventud a la senectud, pero ya no es juventud porque es de más edad. Termina a los setenta años. Momento de paulatina decadencia física y mental hacia la vejez. El hombre en este momento de su vida recibe la denominación de senior, que el propio San Isidoro explica que no es más, sino menos que anciano.

Adulescentior non utique magis adolescens, sed minus; ut senior minus sene, ubi comparativus gradus minus significat a positivo


VI) La sexta edad es la senectus, la vejez, que no termina con ningún tiempo y todos los que han pasado de la anterior edad se llaman ancianos. La vejez es la última parte de la senectud, llamada así porque es el término de la sexta edad. Los ancianos se llaman senes por la disminución de los sentidos, a sensus diminutione.


Y finalmente llega la muerte que puede ser de tres tipos:

Tria sunt autem genera mortis: acerba, inmatura, naturalis. Acerba infantium, inmatura iuvenum, merita, id est naturalis, senum.

Cruel la de los niños, prematura la de los jóvenes, merecida, es decir, natural, la de los ancianos.

En este cuadro vemos un resumen:


Fase de la vida

del hombre

Duración

Denominación

Infantia

0-7 años

infans

Pueritia

7-14 años

puer/puella

Adolescentia

14- 28 años

adolescens

Iuventus

28- 50 años

iuvenis vir/mulier

Gravitas

50-70 años

senior

Senectus

70-....

Senex/ anus


Es bastante llamativa la gran diferencia entre estas definiciones de las edades y los ciclos biológicos reales de la vida humana, con una adolescencia que en Roma alcanza hasta los veintiochoaños y una juventud que puede llegar nada menos que a los cincuenta.

La razón que explica la excesiva prolongación tanto de la adolescencia como de la juventud es la institución típicamente romana, la patria potestas “el poder de los padres”, que habían llegado a tener hacia sus hijos el derecho sobre su vida y su muerte.

Bajo esta potestad, los padres podían organizar todas las fases de la vida de los hijos hasta que, después de la muerte de éstos, aquellos no se convertían a su vez en padres de familia, para reproducir y practicar los idénticos mecanismos de poder a los que anteriormente habían estado sometidos.

O sea, que estamos en plena juventud!!! No inventarían los romanos también eso de ...la vida empieza a los cuarenta???


2 comentaris:

Ramon Torné ha dit...

És interessantíssim tot el que expliqueu. Ànims!

Lluïsa ha dit...

Gràcies, Ramon. Les teues paraules són gratificants.