dissabte, 23 de desembre de 2006

Munera decembris

En el calendario de Filócalo del año 354 aparecen el mes de diciembre diez días no consecutivos señalados como días de combates de gladiadores distribuídos así: uno de inauguración, otro de clausura, dos de munus candida, y seis de munus arca. El munus candida era el sufragado por el cuestor candidato y el munus arca estaba organizado por un funcionario del fisco, el arcarius, que realizaba esta función en sustitución de los cuestores ausentes y usaba los fondos del arca fiscal, por lo que eran más modestos. La mayoría de los munus de diciembre eran pues costeados con fondos públicos

2 de diciembre initium muneris día de inauguración
4 de diciembre munus arca
5 de diciembre
munus arca
6 de diciembre munus arca
8 de diciembre munus kandida
9 de diciembre
munus arca
20 de diciembre munus kandida
21
de diciembre munus arca
23 de diciembre munus arca
24 de diciembre munus consummatur, clausura.

Origen de la editio quaestoria:
Durante el reinado de Claudio, en el 47 el senador P. Dolabela propuso que los cuestores organizaran unos juegos gladiatorios, pagándolos de su propio dinero, al empezar su magistratura como cuestrores, lo que ocurría el 5 de diciembre en época tardo-republicana. A cambio se les dispensaba de otra obligación suya, la pavimentación de las vías públicas.

Collegio quaestorum pro satutura gladiatorium munus iniunxit detractaque Ostiensi et Gallica provincia curam aerari Saturni reddidit.(Suetonio, Claudius, 24,2, en latín)

Encargó al Colegio de los cuestores la organización de los juegos de gladiadores, en lugar de la reparación de los caminos públicos, que tenía antes a su cargo. Le quitó asimismo el gobierno de la Galia y de Ostia, y le restituyó la guarda del tesoro de Saturno

Nerón suprimió esta disposición, pero pronto la recuperó pues está documentada la editio de Lucano en el año 62. Así pues con altibajos se mantuvo y seguramente se olvidó bajo Vespasiano ya que Domiciano la restableció de nuevo

Praeterea quaestoriis muneribus, quae olim omissa revocaverat, ita semper interfuit, ut populo potestatem faceret bina paria e suo ludo postulandi, eaque novissima aulico apparatu induceret. (Suetonio Domicianus, 4,1.)

Los cuestores habían dejado caer en desuso desde hacía ya mucho la costumbre de dar combates de gladiadores a su entrada en el cargo; Domiciano la restableció, asistió siempre a tales espectáculos y permitió cada vez al pueblo pedir dos parejas de sus propios gladiadores, que presentaba los últimos y vestidos con trajes dignos del dueño del Imperio. (Suetonio, Domiciano 4,1, castellano)

En época de Domiciano esta editio quaestoria se seguía celebrando en diciembre como nos lo evidencia el epigrama de Marcial, VII, 37, en el que nos cuenta que un cuestor que era el presidente de los juegos había convenido que la señal para el degüello era sonarse la nariz, pero un inoportuno resfriado le hacía sonarse mucho y sus propios compañeros le sujetaron las manos pues temían arruinarse por la frecuencia con que cogía el pañuelo

Nosti mortiferum quaestoris, Castrice, signum?
Est operae pretium discere theta novum:
exprimeret quotiens rorantem frigore nasum,
letalem iuguli iusserat esse notam.
5 Turpis ab inviso pendebat stiria naso,
cum flaret madida fauce December atrox:
collegae tenuere manus: quid plura requiris?
Emungi misero, Castrice, non licuit.

¿Conoces, Cástrico, la señal mortífera del cuestor? Vale la pena aprender este nuevo modo de sentenciar:había ordenado que cada vez que se sonase la nariz húmeda por efecto del frío, esto fuese la señal mortal de ejecución.Colgaba de su odiosa nariz una moquita infame en una ocasión en que diciembre soplaba espantoso con su húmeda garganta: sus colegas le sujetaron las manos: ¿qué más quieres saber?El desgraciado, Cástrico, no pudo limpiarse la nariz.

A partir del año 385 parece ser que la editio quaestoria y sus munera pasó a octubre-noviembre, a las Isia.