diumenge, 20 de novembre de 2016

De la algarroba al quilate del joyero

El algarrobo, la Ceratonia siliqua (según Linneus), κερατέα o κερατεια tiene como fruto la algarroba que debido a su forma curva se llamó en griego κεράτιον, ου, τό (diminutivo de κέρας, ατος, τό, cuerno). Ha sido usada tradicionalmente como alimento para los animales y las clases más humildes de la sociedad en tiempos de escasez de alimentos.



Las semillas son en tamaño y en peso bastante uniformes de manera que en la antigüedad fueron utilizadas como medida para pesar el oro y las gemas preciosas. Al ser de 0,2 gramos aproximadamente cada una se podían pesar pequeñas piedras preciosas con gran exactitud.  

Un quilate sería el peso de una semilla, es decir, 0,2 gramos y 5 quilates serían un gramo. Hemos hecho la prueba en nuestra pequeña balanza de joyería y hemos comprobado que... ¡es cierto!

Pesa de un gramo en el plato de la izquierda y cinco semillas en el de la derecha

Los árabes tomaron también esta semilla como medida y su nombre pasó a ser en árabe hispánico quirat y de ahí ha evolucionado a nuestro quilate. Se escribe de forma abreviada ct (del inglés carat).

Actualmente quilate tiene dos acepciones:

-quilate en gemología, para expresar el peso de las piedras preciosas. Es equivalente a 0,2 gramos por lo que si una se trata de una gema de 15 quilates su peso será de 3 gramos.

-quilate en joyería, para saber la pureza del oro.  ¿Cómo se da el paso de expresar peso a indicar la pureza del oro?.

La respuesta está en la reforma monetaria que en el año 309 hizo el emperador Constatino I, sustituyendo el tradicional aureus  por el solidus, una moneda de oro de 4,5 gramos, es decir de 24 quilates, como moneda base del sistema monetario romano.

Hasta el siglo XII el solidus fue la referencia del peso del oro y su pureza se convirtió en la ley del oro siguiendo este esquema:
24 quilates significa una pureza del 100 %
18 quilates que es puro en un 75% y el resto son otros metales
12 quilates, 50 % es oro puro y el resto, otros metales

El motivo por el que se le añaden otros metales (plata, cobre, cinc, estaño, platino...) es que el oro es muy maleable y para confeccionar una joya es necesario que el metal sea también resistente y duro de manera que el trabajo del orfebre permanezca inalterable y la joya pueda lucirse durante mucho tiempo. Podemos resumir diciendo que a más dureza, menos pureza del oro.

La curiosa imagen de los piratas mordiendo las monedas de oro, se justifica por ser el gesto que te permite conocer la pureza del oro ya que si consigues dejar la marca de los dientes es porque es blando y por lo tanto más puro que si permanece inmutable.

Actualmente es muy frecuente ver es misma imagen en los deportistas y medallistas olímpicos aunque con otro objetivo, conseguir una fotografía más simpática y del gusto del público y no hincarle el diente para conocer su pureza pues sólo contienen 1,34 % de oro, el resto es plata y cobre.



Salutem plurimam!!