diumenge, 5 de juny de 2016

El voto de Minerva en la Coppa Corsini


La Coppa Corsini es un khantaros del siglo I d C. que fue hallada en 1759 en el puerto de Anzio y acabó en manos de la familia Corsini que la depositó en su palacio de Roma en  la via de la Lungara, donde aún hoy se encuentra expuesta ya que la colección de esta familia pasó en 1883 a ser propiedad del estado italiano. 

Mide 13 cm de alto,  por 10 cm de diámetro superior y 17 cm en la zona de las asas.


Está formada por dos elementos, una parte interior de plata maciza de forma ovoidal que contenía el liquido y daba consistencia a la parte exterior. Ésta era también una placa muy fina de plata repujada en la que el artista realizó el relieve con el que adornó el vaso.
Es uno de los mejores ejemplos de toreútica clásica. No se conoce el autor de esta joya de plata pero se atribuye a Zopyros de quien Plinio, Nat. Hist., XXXIII, 156 nos habla entre  los artistas más afamados que cincelaban la plata y nos dice que Zopyros, artista griego del siglo I que había cincelado el tribunal del Areópago y el juicio de Orestes en dos copas valoradas en 12000 sestercios.

¿Qué representan los relieves?

J.J Winckelmann que estudió la copa y analizó las imágenes determinó que representan el juicio de Orestes, en su obra Monuments inedits de l'antiquité de 1808 

Siguiendo la obra de Esquilo, la Orestíada  (Orestes, Coéforas y Euménides) Orestes era hijo de Agamenón y Clitemnestra quien recibe la orden de Apolo de vengar la muerte de su padre que había sido asesinado por su propia madre y el amante de ésta, Egisto. Por esta razón los asesina y las Erinias, Furias o Euménides, divinidades que castigan los crímenes de sangre, comienzan a perseguirlo insistentemente pues no tienen en cuenta que actúa por orden de Apolo, sino que ha cometido un crimen.

 Se refugia en el santuario de Delfos, pero el dios Apolo no puede ayudarle, marcha a Atenas pidiendo la protección de la diosa Atenea, que crea un nuevo órgano judicial tribunal de la colina de Ares o Areópago con estas palabras: «Pero, que este asunto se ha presentado aquí, para entender en los homicidios, elegiré jueces, que a la vez que sean irreprochables en la estimación de la ciudad, estén vinculados por juramento, y los constituiré en tribunal para siempre». 
Los votos de los 12 jueces áticos quedan divididos, seis partidarios de las Furias y seis de Orestes, la diosa Atenea es al que rompe el empate al emitir su voto a favor de Orestes. De esta manera se absuelve a Orestes y se pone fin a la maldición de la casa de Atreo.


Sárcofago de Husillos
Voto de Atenea

De este episodio del juicio de Orestes proviene la expresión el voto de Atenea o calculus Minervae. Se llama así el voto decisivo en un órgano colegiado cuando la decisión final queda empatada. El calculus Minervae lo obtuvo el emperador Augusto en el año 30 para absolver al condenado, si el jurado quedaba empatado en los votos de condena y absolución.

Ordenaron también que juzgara todas las apelaciones  y que en todos los tribunales tuviera el voto de Minerva Dión Casio,  51, 19



Descripción del relieve 

En el primer lado entre las dos asas vemos, en el centro la figura de Atenea que lleva casco en el momento en que deposita el voto en la jarra


Esta es mi función: juzgar la última. Yo añadiré mi voto a los que defienden a Orestes; .... Orestes ganará, aun en igualdad de votos. Sacad apresuradamente los sufragios de las urnas, jueces encargados de esta tarea.... Este hombre es absuelto del delito de sangre: el número de votos es igual por ambas partes.




La figura femenina que está en pie junto a la urna y otra figura de mujer que está sentada detrás de Atenea se han identificado con Furias.

En el otro lado hay otros tres personajes. Uno un hombre desnudo que está en movimiento junto a una mujer ricamente vestida van en dirección a una columna que sostiene un reloj solar.

Al otro lado, separado por una columna se ve otro hombre desnudo que mira hacia la escena anterior. Los autores no se ponen de cuerdo en la identificación de estos personajes, Orestes y Electra, Pilades y Electra, las sombras de Clitemnestra y Egisto, etc... El hombre que mira hacia la escena del voto también podría ser Orestes que espera su destino.










Sobre una columna cuadrada se observa un reloj que Nicola Severino en su obra Nuevos cuadrantes solares de época romana lo clasifica como esférico o cónico.
La razón que justificaría la presencia del reloj es que en  los juicios el tiempo que corresponde a cada parte, acusación y defensa, era medido con un reloj de agua o clepsidra de manera que se podía comprobar la duración y por lo tanto el equilibrio entre los parlamentos de ambos contendientes.  En este caso no hay clepsidra sino reloj solar lo que supone un error del artista o incluso un anacronismo. Así lo entiende J.J. Wincklemann puesto que el relieve trata de hechos  de tiempos heroicos en los que estos instrumentos de medida eran desconocidos.
También podría ser que el reloj no esté haciendo referencia al juicio en sí, sino de una manea más simbólica al tiempo de la vida que se está juzgando.

El tema del juicio de Orestes lo encontramos en más objetos como por ejemplo un camafeo y un espejo de bronce con un esquema compositivo muy semejante.







Salutem plurimam!