diumenge, 19 de desembre de 2010

Sigillaria y Saturnalia


En estos días en que nos encontramos en Roma se celebraban las Saturnalia (del 17 al 23 de diciembre). Los últimos días eran los de la fiesta de las Sigillaria, término con tres acepciones: las fiestas, los regalos propios de estas fiestas y el mercado. Vamos a verlo pues, por partes.




I. FIESTA,
se caracteriza por hacer regalos de sigillaria (muñecos de terracota) sobre todo a los niños y cerei, velas, principalmente a los patronos.

1. Duración

En Macrobio Saturnalia, 1, 10, 23-4 leemos una conversación durante las saturnales en casa de Vettius Praetextatus quien resalta la gra
n popularidad de la fiesta de las Saturnales y las Sigillaria desde la época de César por la que se aumentó su duración hasta los siete días (del 17 al 23 de diciembre)
23. Considero que ya hemos probado suficientemente que las Saturnales solían celebrarse en un sólo día, el decimocuarto día antes de las calendas, pero que después se prolongaron por espacio de tres días: en primer término debido a los días añadidos a este mes por César; en segundo, debido a un edicto de Augusto en el que añadió a las Saturnales fiestas por tres días. En consecuencia, iniciadas el día decimosexto, acaban el decimocuarto, único día en el que habitualmente antes se habían celebrado. 24. Mas añadida la celebración de las Sigilares se extendió la agitación pública y la felicidad de la celebración hasta el séptimo día.

2. Origen. Praetextatus (Macrobio Sat, 1.46-509) argumenta que su origen está en las estatuillas que como ofrenda expiatoria se entregaban a Saturno, tras descartar la explicación que hace a Hércules su creador.

46. Ahora he de pasar revista con pocas palabras a las Sigilares para que no pienses que he dicho que son más dignas de risa que sagradas. 47 Epicado, cuenta que Hércules, una vez muerto Gerión, conducía victorioso el ganado a través de Italia; desde un puente dispuesto para la ocasión que ahora se denomina Sublicio arrojó al río tantas estatuillas de hombres como el número de compañeros que había perdido en los azares del viaje, para que después que la corriente de agua llegara al mar, retornaran a las sedes paternas en lugar de los cuerpos de los difuntos. En lo sucesivo se mantuvo el hábito de realizar esas estatuillas en las ocasiones sagradas. 48. Ahora bien, considero que es más veraz aquel origen de este asunto que poco antes he referido: los pelasgos, después que una interpretación más propicia designó cabezas, no de personas vivas, sino de barro y que la traducción de phôta no sólo era hombre, sino también antorcha comenzaron a encender velas a Saturno y a llevar al santuario de Dite, que estaba junto al altar de Saturno, algunas figuritas en lugar de sus cabezas. 49 A partir de ahí se trasmitió que se intercambiaran velas en las Saturnales, que se modelasen en barro estatuillas y se dispusieran a la venta con las que los hombres hicieran un sacrificio propiciatorio a Saturno a favor de los suyos y de sí mismos en lugar de a Dite. 50. Por ello para las Saturnales la animación de tales comercios se prolonga siete días, lo que provoca que éstos sean ociosos, pero no todos solemnes.


3. Vinculación con la infancia

En la conversación (op. cit.11.1) Evangelos dice que estas fiestas eran propias de niños que andan a gatas
Pretende que las Sigilares que ofrecen diversión con sus figuritas de arcilla a la infancia que todavía gatea, sean adscritas a una práctica religiosa.

La vinculación de esta fiesta con los regalos infantiles la encontramos también en Séneca, Epistolas a Lucilio, 12, 3

Soy yo, Felicio, tu pequeñuelo, tu favorito, a quien solías regalar estatuillas, soy el hijo de tu mayordomo Filostio.
y en Suetonio, Claudio V:
Su tío Tiberio le concedió, a petición suya, los ornamentos consulares, pero como instaba para obtener en seguida el consulado, le escribió por toda contestación: Te mando cuarenta piezas de oro para las Saturnales y Sigilarias

II. LOS REGALOS eran las estatuillas de arcilla o sigilla, que dan nombre al festival.
Por sigillum (diminutivo de signum) se hace referencia a toda estatuilla de divinidades, hombres o animales y también al material con fines religiosos, decorativos y funerarios que podemos encontrar en los santuarios como exvotos o en las tumbas como ofrendas a los difuntos cuyos ejemplares más celebres son los de Tanagra.

Pero en estas fiestas no son los únicos regalos hay además libros, vajillas, perfumes, alimentos, ropa y obras de arte. Marcial, VII, LIII nos presenta muchos de los regalos de las Saturnales, por ejemplo los que recibe de Umbro
Me enviaste en los Saturnales, Umbro, todos los regalos que te habían acumulado esos cinco días. Dos juegos de seis trípticos y siete mondadientes. A esto se añadió la compañía de una esponja, una servilleta, una copa, medio modio de habas, con un cestito de olivas del Piceno y una frasca de negro arrope de Laletania. Y junto con unas ciruelas pasas vinieron unos pequeños higos de Siria y una orza pesada debido a la cantidad de higos de Libia. Creo que escasamente costarían treinta sestercios todos los regalos que trajeron ocho hombretones sirios. ¡Cuánto más cómodamente pudo traerme sin ningún trabajo cinco libras de plata un esclavo!
En su libro XIV, Apophoreta, Marcial se centra en los regalos de Saturnales, entre los que menciona cuatro figuras realizadas en arcilla (una máscara, Hércules, jorobado y Bruto).

CLXXI, Bruto
La gloria de tan pequeña estatuilla no es oscura; de ese niño, Bruto era el amante.

CLXXVI, Máscara
Soy, entretenimiento de un alfarero, la máscara de un pelirrojo bátavo. Esta cara de la que tú te burlas un niño la teme.

CLXXVIII, Hércules
Soy frágil; pero tú, te lo advierto, no desprecies la estatuilla. No le da vergüenza al Alcida de llevar mi nombre.

CLXXXII, Jorobado
Borracho dio a las tierras, pienso yo, estos monstruos Prometeo. Con el barro saturnalicio ha jugado hasta él.

Otro testimonio de los regalos de las saturnales leemos en Suetonio sobre Augusto,(Aug. 75) que hacía donaciones y subastas
LXXV. Celebraba las fiestas y solemnidades con gran magnificencia, pero a menudo no buscaba en ello más que ocasión de burlas. Así, en las Saturnales y en otras épocas, a elección suya, enviaba a sus amigos regalos, consistentes en vestidos, oro, plata, monedas procedentes de todas partes, antiguas piezas del tiempo de los reyes o de fabricación extranjera, telas groseras, esponjas, pinzas, tijeras y otros objetos del mismo género, con inscripciones obscuras y de doble sentido. En sus comidas hacía sortear lotes de valor muy desigual, o bien ponía en venta cuadros vueltos al revés, depediendo del azar que se realizaran o frustraran las esperanzas del comprador. Para cada cuadro existía una licitación, y los convidados se comunicaban unos a otros su buena o mala fortuna.


Estos regalos de saturnales llegaron a ser tan caros que según Macrobio 1, 7, 33 un tribuno había presentado una ley por la que se prohibía hacer otros regalos que no fueran los cerei o sigillaria.
Muchos con ocasión de las Saturnales exigían por avaricia de sus clientes regalos exagerados y aquella carga gravaba a los más débiles, el tribuno de la plebe Publicio estableció que no se intercambiaran con los más ricos salvo velas.

III. EL MERCADO ESPECÍFICO, pues Sigillaria era también el nombre del barrio de Roma donde se fabricaban y vendían estas figuritas en el que habitaban también muchos libreros. Leemos en Aulo Gelio dos menciones a libros comprados en este barrio.
Noches Áticas 2, 3, 5: Un día recuerdo que Fido Optato, un gramático de mucho renombre en Roma, me mostró unantiguo ejemplar del libro segundo de La Eneida, que había comprado por veinte aureos en el barrio de las Sigilarias.

Noches Áticas 5, 4, 1: Encontrándome un día en una librería del barrio de las Sigilarias con uno de los hombres más eruditos de nuestro tiempo, el poeta Julio Paulo(...)

También se podían comprar otros objetos, como objetos artísticos de plata, vemos en Suetonio, Claudio 16, 4

Se advirtió también, entre otras singularidades de su censura, que hizo comprar y romper públicamente un carro de plata de maravilloso trabajo que habían puesto en venta cerca de las Sigilarias, y que en un solo día publicó veinte edictos, entre los cuales había uno que disponía embrear bien toneles atendiendo a que habría mucho vino aquel año; y otros que aconsejaba el jugo del tejo como eficaz remedio contra la mordedura de víbora.

Debía ser un lugar muy concurrido en estas fechas pues el sitio elegido por Nerón para pasearse con Sporo, con quien se había casado, según nos cuenta Suetonio Nero 28.2;

Vistió a este Sporo con el traje de las emperatrices, se hizo llevar con él en litera a las reuniones y mercados de Grecia y durante las fiestas sigilarias de Roma, besándole continuamente.
La ubicación exacta es desconocida pero se cree que debió ser in porticu Agrippiana y posteriormente in porticu Traianarum thermarum, por la mención que aparece en las Sátira VI de Juvenal:
En el mes del frío, cuando Jasón metido a mercader queda encerrado y la blanca tienda estorba a sus marineros armados, ella se lleva enormes vasos de cristal de roca, los mayores de ágata también y además un diamante celebérrimo y que le sale más caro por haber estado en el dedo de Berenice.
Según el comentario a esta sátira parece que se montaba en el campo de Marte el mercado callejero de las Sigillaria, en el que los puestos y tiendas tapaban a la vista unas pinturas murales del Pórtico de Agripa que representaban a Jasón y los argonautas. La figura de Jasón sobresaldría sobre las cabezas de los comerciantes como uno más, y sus marineros, representados en actitud de marcha, parecen estorbados por los tenderetes.

Así pues hay otro rasgo en común entre las Saturnalia y nuestras fiestas de Navidad, los mercaditos en los que puedes comprar desde una figurita para el belén , adornos de decoración , libros o juguetes... un poco de todo.

TALLE
R DE SIGILLARIA


Os proponemos ahora una sencilla actividad didáctica sobre este apartado de las sigillaria, con el que podéis completar la recreación de las Saturnalia, o bien, plantearlo como una unidad independiente.

Estas fotos son un documento histórico, el taller de navidad del curso 2006-2007 en el instituto antiguo de Cheste.
Sobre las mesas están sus magníficas sigillaria.




Necesitaremos los materiales siguientes:

-pasta de modelar de la que se seca al aire y no hace falta hornear.
-rodillo
-palillos
-moldes para galletas con diferentes formas.
-cordón símil cuero.



Repartimos la pasta de modelar a cada alumno para que según sus habilidades elabore una figurita. Se les facilita material gráfico para orientarles en la imagenes anteriores vemos dados, fichas de juego, una paloma, un caballo, dos jarrones, una pequeña lucerna y una bulla. En la otra imagen hay tres tintinnabula como el de Mérida. (Más información sobre el tintinnabula de Mérida, aquí)

Si queremos hacer algo más sencillo podemos recurrir a los moldes para galletas con diferentes formas de estrella, corazón, osito, luna,...

El proceso sería:
1. Cubrimos la superficie de trabajo con plástico para que sea más fácil quitar después la pasta.
2. Con el rodillo amasar una porción de pasta de modelar procurando que quede la superficie fina y de igual grosor.
3. Insertar los moldes con las formas deseadas en la pasta.



4. Desmoldar con cuidado y hacer el agujero para el cordón. Mientras está húmeda pueden poner su nombre, la fecha, las iniciales...y después dejar secar.


5. Una vez seca como esta pasta admite la pintura podemos pintar los colgantes o dejarlos en el tono natural. Les ponemos el cordón de cuero y ya tenemos nuestras sigillaria personalizadas.

Finalmente con nuestros trabajos envueltos como regalos podemos recrear un sorteo de los habituales estos días siguiendo las recomendaciones de Charo Marco en su blog De Re Coquinaria sobre los apophoreta.

Esperamos que os resulte útil

Plurimam salutem!!

3 comentaris:

Charo Marco ha dit...

Feliciter, feliciter, feliciter!!!
Besos

Amparo Moreno ha dit...

Plurimas gratias tibi ago,amica.

Magnum amplexum

policlasica ha dit...

Qué bonito, chicas!!!