diumenge, 7 de febrer de 2010

Hablar con los dedos


Sorano de Éfeso (siglo II) fue un médico, considerado el padre de la Ginecología, que escribió Sobre las enfermedades de las mujeres . En esta obra en el lib II, 1 nos dice que en el momento del nacimiento la comadrona indicaba mediante señas el sexo del recién nacido, según la costumbre .

Esta afirmación nos ha sorprendido pues ¿ por qué con señas y no de palabra?, pero además nos plantea un aspecto nuevo, ya que si los romanos usaban también las manos para hablar, ¿ tenían un alfabeto manual o dactilológico?

En la obra de Sebastián de Covarrubias Orozco, Tesoro de la lengua castellana o española, leemos que hablar por las manos :

Es cosa muy antigua, formando letras con diversa postura de los dedos

Aporta dos fuentes clásicas que lo ilustran, a San Isidoro y Ovidio

En el Lib I Etymologiarum, cap 26 San Isidoro escribe sobre las señales de los dedos

También hay signos que se hacen con los dedos, como los hay que se realizan con los ojos, y con ellos en silencio y a distancia pueden las personas comunicarse. Semejante es la costumbre militar, dado que el ejército admite que, no pudiendo hacerlo de viva voz, se haga la promesa con la mano (...)

El propio San Isidoro en este capítulo nos da dos ejemplos más y así nos remite, en primer lugar a Ennio quien escribió de una impúdica joven:

Igual que una pelota, en un coro jugando, a tornapeón se entrega, a todos pertenece. Retiene a uno, al otro le hace señas, en otra parte la mano está ocupada, a aquél el pie le pisa; a éste su sortija le da para que observe. A aquél de más allá reclama con sus labios. Con otro un canto entona, y tiempo aún le queda para a otros un mensaje enviarles con sus dedos

Posteriormente nos habla de Salomón (Proverb. 6, 13):

Annuit oculo, terit pede, digito loquitur

Hace guiños con los ojos, restriega sus pies, habla con el dedo.

Finalmente los dos ejemplos de Ovidio

- lib I Amorum elegia 4

verba leges digitis, verba notata mero.

Leerás palabras en mis dedos y palabras escritas con vino.

-Ars amatoria, I, 137:

Nihil opus est digitis, per quos arcana loquaris

No hay necesidad de dedos con los que decir secretos

Consideramos demostrado que tenían señas con los dedos para hablar, pero no hemos encontrado ninguna fuente clásica que nos explique su funcionamiento, por lo que hemos de llegar hasta el siglo VII para que el monje Beda el Venerable (637-735), en el primer capítulo de su De temporum ratione (725), De computo uel loquela digitorum hablando sobre el método de expresión numérica con los dedos añade que también puede utilizarse como lenguaje a distancia o secreto.

La ilustración de los símbolos de Beda por Luca Pacioli en su obra Summa de Arithmetica, geometria, proportioni et proporcionalitá. Venecia, 1494. Folio 36 verso de la edición de 1523.



Según Beda, al explicar el alfabeto manual dice que basta con sustituir el valor numeral de sus símbolos por valores alfabéticos, siguiendo el orden de las letras del alfabeto latino. De esta manera el número uno representaría la A, el dos la B, y así sucesivamente hasta el número veintitrés que expresaría la Z.
cum primam alphabeti literam intimare cupis, unum manu teneto; cum secundam, duo. cum tertiam, tria. et sic ex ordine ceteras

Nos presenta un ejemplo:

Verbi gratia, si amicum inter insidiatores positum ut caute se agat admonere desideras, .III., et .I., et .XX., et .XIX., et .V., et .I., et .VII., et .V., digitis ostende; huius namque ordinis literae, «caute age» significant.

Por ejemplo, si a un amigo que está rodeado de enemigos quieres avisar para que actúe cautelosamente, muestra con los dedos: 3, y 1, y 20, y 19, y 1, y 7, y 5, Pues las letras en este orden significan “actúa cautelosamente”.


Podemos comprobarlo con esta tabla de correspondencias entre las letras y los números.

A

1

B

2

C

3

D

4

E

5

F

6

G

7

H

8

I

9

K

10

L

11

M

12

N

13

O

14

P

15

Q

16

R

17

S

18

T

19

U

20

X

21

Y

22

Z

23



Entonces, y volviendo a la pregunta que nos hacíamos al principio, ¿qué seña hará la comadrona para indicar el sexo del bebé?. Podríamos plantearnos la hipótesis de que si lo pronunciara oralmente diría es un chico, vir est, o es una chica, femina est y si, siguiendo en nuestra suposición, utilizara las equivalencias antes escritas, en el caso de ser un chico haría con los dedos el signo equivalente al número 20 y si fuera chica el del número 6 es decir


femina est

vir est



O más probablemente, quizá hiciera cualquier seña que evidenciara el sexo de forma claramente reconocible por ellos pero que para nosotros seguirá siendo una incógnita.





2 comentaris:

Charo Marco ha dit...

Amparo felicdades por el artículo, muy interesante y curioso
Besos

Amparo Moreno ha dit...

Muchas gracias Charo, me alegro de que te haya gustado.