diumenge, 24 de gener de 2010

Calendario romano de Vindolanda

El 7 de julio de 2008 en el asentamiento del fuerte romano de Vindolanda en el Norte de Inglaterra fue descubierta una pequeña pieza de bronce de 8 cm de longitud que forma parte de un calendario romano perpetuo.

En su superficie se distinguen en la parte superior e inferior varias letras mayúsculas punteadas y en el centro una serie de pequeños agujeros perforados en el metal.


Se lee claramente en la parte de arriba la palabra "september" por encima de los agujeros y en la parte de abajo las letras que aparecen a diferentes intervalos son 'K', 'N', 'ID' y después 'AE', hacia el final del fragmento.

Sus descubridores consideraron que se trataba del primer calendario romano portátil encontrado en Gran Bretaña. El fragmento hallado correspondería al mes de septiembre, como indica la palabra SEPTEMBER que aparece arriba, el resto se explicaría por la división de los meses en el calendario romano.


  • K se refiere a las calendas, el primer día del mes,

  • N son las Nonas, que caen el día 5, nueve días antes que los idus.
  • ID son los idus que caerían el 13 . En el calendario romano, los idus son el día 13 en enero, febrero, abril, junio, agosto, septiembre, noviembre, diciembre, y el día 15 del mes en marzo, mayo, julio y octubre. En estos últimos meses las nonas son el 7, pues caen siempre nueve días antes que los idus, contando a la romana, es decir tanto el día en el que estás como el día al que vas a llegar.

Al estar las letras bajo los orificios se entiende que éstos representan las fechas del calendario, por lo que cada hoyo representaría dos días.

La secuencia sería de números impares y quedaría así:













E

1

3

5

7

9

11

13

15

17

19

21

23

K


N




ID





A


Podemos ver que existe coincidencia con las fechas del calendario romano de septiembre:

1 de septiembre las kalendas, el 5 las nonas, el 13 los idus. En cuanto a las letras AE probablemente se refieren el equinoccio de otoño Aequinoctium que es el 23 de septiembre.

El calendario completo habría sido un disco circular portátil de alrededor de 25 centímetros de diámetro. El director de Investigación de Vindolanda, Robin Birley, afirmó que de esta forma se explicaría cómo los soldados podían conocer exactamente el día en el que se encontraban y cumplir con las obligaciones y festividades religiosas. En las ciudades más grandes, un calendario estaría inscrito o pintado en la pared de un edificio, pero en un campamento este método de indicar el paso de los días mediante un calendario perpetuo era sencillo y efectivo siempre que el responsable de mover las clavijas cada dos días cumpliera con su trabajo correctamente.


Sin embargo hay quienes consideran que se trata de un reloj anafórico.

En la actualidad se encuentra en el Museo Chesterholm en Vindolanda .


Imagen tomada de la revista Archaeology.org