diumenge, 10 de maig de 2009

Las Nundinas hoy

Ovidio en Fasti I, 54 al hablarnos de los días nos dice

existen así mismo aquellos que se repiten regularmente después de un ciclo de ocho días

Estos períodos de ocho días se señalaban en los calendarios con las letras, A, B, C, D, E, F, G y H, en los que la letra A era el día de mercado o nundinae, el noveno día que cerraba un ciclo y empezaba el siguiente. Etimológicamente está formada por las palabras novem nueve y dies días, ya que no debemos olvidar que los romanos contaban tanto el día de inicio como el de llegada, por lo que son nueve días.

El primer texto en el que se menciona el vocablo nundinae es un texto de la ley de las XXII Tablas recogido por Aulo Gelio Noches Áticas XX, 49

Et quidem verba ipsa legis dicam, ne existimes invidiam me istam forte formidare: "Tertiis" inquit "nundinis partis secanto. Si plus minusve secuerunt, se fraude esto.

Establecidas para que los campesinos pudieran ir a la ciudad estaban marcadas por el cese de los trabajos agrícolas y el desarrollo de otras actividades:

-especialmente la actividad comercial de los mercados. El Velabrum era el mercado general en el que se hallaban grandes cantidades de aceite, de vino, de queso, de alimentos, pero además había otros mercados específicos como el Forum Boarium, mercado de las carnes de matadero, el Forum Holitorium, el mercado de las hierbas, o el Forum Cuppedinis, el de las golosinas

-pero también era el día de vacaciones de los escolares, y que los mayores dedicaban a ir a los baños, así nos lo transmite Séneca en la Epístola LXXXVI, 12

Se lavaban todos los días los brazos y las piernas, por aseo necesario después del trabajo; pero sólo cada nueve días tomaban un baño completo.

A celebrar reuniones de amigos y familiares con comidas más lujosas que de costumbre. Sabemos que la ley Fannia establecia que los días de mercado se podía recibir en casa hasta a cinco invitados, mientras que el resto de los días el máximo era de tres. Además gracias a Plauto (Aulularia 282) conocemos la existencia del coquus nundinalis, cocinero especial para los días de mercado,

-En el aspecto religioso, la flamínica Dialis, esposa del flamen Dialis, sacrificaba en honor a Júpiter un carnero en la Regia.

Había ciertas supersiticiones en torno a estos días considerados como dies atri, por ejemplo Augusto no viajaba nunca al dia siguiente y era habitual para las mujeres cortarse las uñas en las nundinas, en silencio y comenzando por el dedo índice.(Plinio Hist. nat. XXVIII, 2, 5).

Pervivencia de las nundinas hoy

Como hemos dicho antes se trata de ciclos de ocho días que reciben el nombre de nundinae, noveno día, por el cómputo inclusivo romano, en el que se cuenta el día en que estás y al que llegas.

A

B

C

D

E

F

G

H

A

1

2

3

4

5

6

7

8
9/1

No debe causarnos extrañeza puesto que aún hoy lo usamos, porque... ¿quién no ha dicho alguna vez ....“nos vemos en ocho días”?.

Con esta expresión queremos indicar que si hoy es lunes, nos veremos de nuevo el próximo lunes, es decir, dentro de una semana ¿no?, pero las semanas tienen siete días...

Lun.

Mart.

Miér.

Juev.

Vier.

Sáb.

Dom.

Lun.

1

2

3

4

5

6

7

8


Aún hay más, porque de la misma forma también hablamos de "en quince días nos vemos". Si la semana es de siete días, no sería lo correcto decir en catorce días? y si teniendo en cuenta lo anterior, nos basamos en ciclos de ocho días...¿no deberíamos decir en dieciséis?, pues está claro que no, seguimos usando el cómputo a la romana, contabilizando tanto el día de inicio como el de llegada.


Lun.

Mart.

Miér.

Juev.

Vier.

Sáb.

Dom.

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15








Bueno pues está claro,

nos vemos en ocho días o en las próximas nundinas!


4 comentaris:

Charo Marco ha dit...

Muy curioso e interesante el artículo.

Felicidades
besos

Amparo ha dit...

Gracias Charo.
Ya ves, te dije que sería sobre relojes, sobre semanas...y al final las nundinas!
Bueno a la próxima será...

Besos

Conxa ha dit...

Es evidente que no hemos cambiado tanto; gracias Amparo, yo nunca había pensado en este cómputo del tiempo, pero me vendrá muy bien para explicarlo en clase: quizás así los alumnos entiendan la manera de medir el tiempo de los romanos, que les cuesta un poco. Como siempre, nos facilitais material e ideas muy útiles; gracias de nuevo y besos,

Amparo ha dit...

Me alegra mucho que os sean útiles los materiales y las informaciones de nuestro blog. Te agradezco que te hayas detenido a dejarnos este amable comentario.
Besos