diumenge, 29 de març de 2015

El reloj del emperador Cómodo


En una visita al Museo Massimo alle Terme en Roma me llamó la atención un pequeño objeto que resultó ser un reloj de sol portátil cuya existencia conocía pero no sabía dónde se encontraba actualmente por lo que mi alegría fue aún mayor.
Le he llamado el reloj del emperador Cómodo pues está hecho sobre una moneda con su efigie y con esta leyenda

 M. COMMODUS. ANTONIUS. PIVS. FELIX. AVG. BRIT. 


El uso del apelativo BRITANNICUS que comenzó a utilizar a partir del 184 nos permite datar el reloj a finales del siglo II d. C.


Sabemos que Cómodo tenía instrumentos portátiles de medida del tiempo a través de un pasaje de Julio Capitolino quien en la Historia Augusta, vida de Helvio Pértinax VIII, 6-7 hablando de la subasta de los bienes del emperador Cómodo hace mención a relojes solares portátiles instalados en los carros


También carruajes construidos con una técnica nueva, dotados de ruedas intrincadas y de varios tipos de asientos muy bien estudiados para evitar el sol o para poder tomar el aire en ellos con sólo darles un giro, y otros que medían el camino recorrido e indicaban las horas y algunos otros diseñados de acuerdo con sus vicios.

Es una pequeña caja de bronce de unos 5 cm de diámetro que llevaba un pequeño anillo por el que se suspendía en el aire y se orientaba al sol, de modo que podía entrar el haz de luz por el orificio que hay en un lado.

En la superficie interior del reloj se ven unas líneas rectas que parten de un mismo punto central que vienen señaladas con los nombres de los meses.  Las lineas horizontales marcarían las seis horas del arco diurno. En el centro hay una pieza que gira sobre sí misma paralelamente al plano del reloj y sirve para colocarlo en la posición adecuada.

Pertenece al tipo de relojes solares de altura de los que se conservan 6 ejemplares, uno en griego y cinco en latín, que son:


  • 1 descubierto en Roma, que es del que tratamos en este artículo.
  • 2 descubiertos en Aquileia
  • 2 en Bitinia (uno de ellos griego)
  • 1 en Forbach , al que dedicamos un post El reloj de Forbach y el reloj de Tico.

Esperamos poder mostraros los cuatro relojes de este tipo que nos faltan en otros artículos. ¡Confiamos en que la suerte nos siga siendo favorable!

Salutem plurimam!!








diumenge, 15 de març de 2015

Reloj de sol en el Tesoro de Neupotz


En julio de 1970  en el dragado de un brazo de Rin, cerca de Neupotz se produjo el hallazgo accidental de un tesoro de más de mil objetos de hierro, bronce, latón y plata con un peso total de unos 700 kg.
¿Cómo han llegado estos objetos al fondo del Rin? Se trata de los botines que los saqueadores germánicos conseguían en sus incursiones de pillaje en las provincias romanas.
En el siglo III d C. los francos, alamanes, y jutungos realizaban saqueos en el territorio romano. En ocasiones alcanzaban la frontera indemnes pero también hubo veces en las que el ejército romano los sorprendía cuando intentaban cruzar el río de manera que en su huida abandonaban el botín en las aguas del Rin. No podemos saber la importancia del botín original, pero con lo que se ha hallado en el fondo del río se puede afirmar que se trata de unos objetos de enorme calidad y valor histórico.

En el año 2012 el MARQ de Alicante junto con el Museo Histórico del palatinado de Espira (Alemania) organizó una exposición llamada El tesoro de los bárbaros  que permitió dar a conocer este gran descubrimiento. Si queréis más información sobre ella, mirad este vídeo.






 De todos los objetos me sorprendió ver en un vaso ricamente decorado la representación de un reloj de sol. Se trata de un fragmento de un vaso de plata doblado sobre sí mismo (siglo I d.C) decorado con figuras en relieve que pesa 282,25 gramos por lo que podemos suponer que el vaso entero debía tener un peso de unos 850 gramos. Esta fue la razón por la que fue roto en pedazos para poder repartir el botín entre los saqueadores, ya que no apreciaban la belleza del trabajo sino el valor de la plata maciza.

En él se ven dos figuras, un sátiro, que lleva el tirso, y una ménade, con el aulós, que coronados de hiedra caminan hacia la derecha y parecen acompañar a la comitiva seguidora de Dioniso, dios del vino en un santuario terrenal señalado por las ofrendas.  

Estas ofrendas situadas sobre columnas sirven para separar a los personajes y son un reloj de sol y una crátera.


  • La crátera, que es un recipiente para mezclar vino, así como el conjunto de la decoración de vaso nos permite  pensar que tenía como función la de beber vino en él. 


  • El reloj de sol, recuerda  que hay que aprovechar el tiempo y disfrutar el presente antes de que sea tarde. Sería la expresión en imagen de las frases carpe diem, tempus fugit, memento mori.

Salutem plurimam

diumenge, 1 de març de 2015

Las chicas son guerreras, las saliae virgines.


El colegio sacerdotal de los Salios celebra hoy, Feria Martis, la caída del escudo sagrado de Marte a los pies de Numa.  

Fresco de Boscoreale
El cielo comenzó a abrirse por su parte central. La muchedumbre, a la par que su jefe, dirigió sus ojos a las alturas.  He aquí que dulcemente mecido por una suave brisa va cayendo un escudo.  El griterío del pueblo llega hasta los astros. Numa recoge del suelo aquel regalo, después de haber sacrificado una novilla cuya cerviz no había sufrido la presión de yugo alguno. Da a ese escudo el nombre de ancile porque está cortado por todos sus bordes y no presenta ningún ángulo, como podrás observar por tus propios ojos. Entonces teniendo presente que el destino del imperio estaba ligado a aquel escudo, toma una determinación muy astuta: ordena fabricar varios escudos mas cincelados a imagen y semejanza del primero, para que provocaran confusión a los ojos de quien intentara sustraerlos.
Ovidio, Fasti, III

Los Salios se reúnen en la Curia, para invocar a Marte y tomar los doce escudos sagrados. De allí van a la Regia a coger las lanzas sagradas. Así armados pueden realizar las procesiones que se desarrollarán durante varios días. En la Regia asisten al sacrificio que el Pontifex Maximus realiza acompañado de las doncellas Salias. Poco se sabe de estas  saliae virgines, la dos únicas menciones de ellas aparecen en Festo, sub voce, Regifugium y sub voce, Saliae


(198) Salias uirgines Cincius ait esse conducticias, quae ad Salios adhibeantur cum apicibus paludatas; quas Aelius Stilo scribsit sacrificium facere in Regia cum pontifice paludatas cum apicibus in modum Saliorum 

“Cincio dijo que las vírgenes Salias eran asalariadas para que se presentaran junto a los Salios, ataviadas con sus mismos gorros; Elio Estilón escribió que éstas realizaban un sacrificio en la Regia, junto con el Pontífice Máximo, ataviadas con gorros puntiagudos a la manera de los Salios”, Fest. p. 329)


La interpretación más aceptada actualmente es la que entiende la presencia de las jóvenes como parte de un conjunto de ritos iniciáticos que estarían relacionados con la carrera de los Lupercos (15 de febrero), las Matronalia (1 de marzo), la fiesta de Anna Perenna (15 de marzo) y las Liberalia ( 17 de marzo).


Según TORELLI (Lavinio y Roma pp. 76 y 111), las ceremonias originarias de iniciación debían incluir a los jóvenes de los dos sexos. Recuerdo de esta realidad es el ritual de las virgines saliares las chicas que vestían ropa de hombre como un signo de la inversión de su estado, así como en Quinquatrus minusculae (del 13 de junio) los tibicines van vestidos como las mujeres. 


De la información que nos ofrece Festo podemos imaginar el vestido de las jóvenes y el sitio donde se realizaba el sacrificio. En cuanto a si participaban en otras ceremonias junto a los Salios, sobre todo en las danzas propias de estos sacerdotes hay un testimonio que nos sugiere esta posibilidad ya que se trata del epitafio de una jovencísima sacerdotisa que recibe el nombre de praesula, con el que se designa al sacerdote que dirigía las danzas (praesul).


D(is) M(anibus)
 Flaviae Ver(a)e praesul(a)e 
sacerdot(i) Tusculanor(um) 
 vix(it) ann(is) VI me(n)s(ibus) XI die(bus) [3]
 fecit Fl[avi

Consagrado a los dioses Manes.
A Flavia Vera praesula
sacerdotisa de los Tusculanos
vivió 6 años, once meses y tres días
Flavio lo hizo


Fresco de Boscoreale

Salutem plurimam!