diumenge, 20 de juny de 2010

Quinquatrus minores


Los quinquatrus minores eran fiestas en honor de Minerva que se celebraban del 13 al 15 de junio. Los protagonistas de estas fiestas son los flautistas quienes con largos vestidos y cubiertos con máscaras recorren la ciudad en un ambiente de borrachera.

El nombre de quinquatrus minores se explica por su relación con la otra fiesta de Minerva, los quinquatrus maiores que se celebran en marzo (del 19 al 23), así lo vemos en Festo y en Varrón, De lingua latina VI, 17
Los idus de junio se llaman Quinquatrus menores por semejanza con los mayores, ese día los flautistas en fiesta deambulan por la ciudad y se reúnen ante el templo de Minerva.

Se trata de la fiesta en honor de Minerva pues como inventora de la flauta es la patrona de los flautistas. En Fasti VI, Ovidio por boca de la propia diosa nos lo explica:

Yo fui la primera que, perforando una caña de boj con agujeros espaciados, logré que la larga flauta emitiera sonidos. Esa cadencia me gustó; pero en las límpidas aguas que reflejaban mi imagen observé cómo aparecían hinchas mis virginales mejillas. "No me interesa un arte a este precio- dije- ¡Adiós, flauta mía!"(....) Soy yo la inventora y la creadora de esta música. Y ése es el motivo por el que esta profesión celebra mis festividades.
El origen de esta curiosa festividad nos viene relatado por Ovidio, Fasti VI, Plutarco, Cuestiones romanas, 55, y Tito Livio Ab urbe condita IX, 30. Tito Livio lo sitúa en el consulado de C. Junio Bubulco ( por tercera vez) y el de Q. Emilio Bárbula (por segunda vez) y se debió a que los censores anteriores Apio Claudio y Cayo Plautio prohibieron a los flautistas los banquetes en el templo de Júpiter, por lo que decidieron abandonar la ciudad y marchar a Tíbur. Durante un tiempo nos dice Ovidio
la hueca flauta se echa de menos en los escenarios, y de menos se echa también en los altares; ningún treno acompaña al ataúd a su última morada

Para hacer regresar a los flautistas idean una estrategia que Plutarco y Ovidio nos cuentan:

Vivía en Tíbur un hombre que había sido esclavo, aunque había recobrado su libertad desde hacía mucho tiempo, persona digna de ocupar cualquier alta magistratura. Había preparado en su predio rural un festín al que invita a toda la muchedumbre musical, que acude al festivo banquete. Había caído la noche; los ojos y los espíritus estaban anegados de vino, cuando se presenta un recadero con un mensaje previamente urdido, y dice así: "¿A qué esperas para poner punto final al banquete? Ahí llega el patrono a quien debes tu libertad". Sin demora alguna los invitados comienzan a mover sus miembros vacilantes a causa de un vino de poderoso efecto; a duras penas se mantienen en pie y sus piernas se tambalean: "Retiraos, -les dice el dueño de la casa; y como quiera que se demoran los carga en un carro. La amplia caja del carruaje era de junco trenzado. Lo avanzado de la hora, el traqueteo del vehículo y el vino puro atraen el sueño, y aquel tropel de borrachos se imagina que vuelve de regreso a Tíbur. Pero ya había entrado en Roma por las Esquilias y, al amanecer, el carro se encontraba en medio del Foro. Claudio, para poder engañar al Senado por la apariencia y el número de los artistas, les ordena que se cubran el rostro con máscaras; los mezcla luego con otras personas y los manda ataviarse con largos vestidos, a fin de que los flautistas puedan engrosar aquella comparsa. De esta manera imaginaba camuflar perfectamente el regreso de los exiliados, no fuera a ser que se viera censurado por contravenir las disposiciones dictadas por su colega. El plan fue bien acogido. Por ello, el día de los idus se les permite utilizar esa extravagante indumentaria y entonar festivas canciones al son de aires antiguos.


Por nuestra parte también hemos celebrado nuestros particulares quinquatrus minores ya que contamos con un tibicen que aunque aún está aprendiendo tiene un gran futuro. Sus primeros pasos musicales así lo demuestran.

Plurimam salutem!!


diumenge, 13 de juny de 2010

Agenda MMX- MMXI

Aún no hemos acabado el curso, pero...tempus fugit! así que al igual que hicimos para el ya casi curso pasado 2009-2010, os presentamos ahora nuestra agenda MMX-MMXI de uso escolar. Las novedades que hemos introducido este año ha sido hacerlas en castellano/valenciano y latín, así como un apartado que quiere recordar la costumbre romana ( dies nobis signandi melioribus lapillis) de marcar los días especialmente felices con piedras blancas y los malos con piedras negras, mediante el uso de pegatinas en color de máscaras de tragedia o de comedia, y otras con la imagen de una bulla aurea para señalar el dies natalis o cumpleaños.




Las características físicas de la AGENDA MMX-MMXI son:

140 págs


Tamaño A5 (210x148 mm)


Interior: Tintas 1+1 (blanco y negro a dos caras). Papel offset blanco 90 gr


Portada: Tintas 4+0 (Todo color una cara)


Acabado: Encuadernado gusanillo con portadas plástico hielo


Tiene los siguientes apartados en latín y castellano/valenciano:


1. Datos personales/personalia

2. Asignaturas/materiae

3. Fechas exámenes

4. Horario/horarium

5. Pegatinas para marcar días buenos, malos, cumpleaños....

6. Cosas importantes/ Nota bene

7. Agenda propiamente dicha en castellano, valenciano y latín de septiembre 2010 a agosto 2011, con diseño de semana a la vista. En cada día se señala la festividad latina que se celebraba en el calendario romano.

8. Hojas para anotaciones/ Notae

9. Listín de teléfonos/ Telephona



Para solicitar las agendas MMX-MMXI rellenad este formulario y nos pondremos en contacto con vosotros.
Dejaremos en el margen izquierdo un enlace permanente con esta información.


Salutem plurimam!!

diumenge, 6 de juny de 2010

Carna, los vampiros y los asustaniños


El día 1 de junio se celebraba la fiesta de la diosa Carna / Crane como protectora de los órganos vitales. En este día era habitual comer tocino grasiento y unas gachas de habas mezcladas con escanda caliente, por eso se llamaban kalendae fabariae. Según Ovidio , Fastos VI, porque
En aquella época (...) lo que en verdad se apreciaba era el puerco, y con la matanza de un cerdo se celebraban los días de fiesta. El campo no proporcionaba más que habas y escanda. Quienquiera que el día de las kalendas del sexto mes consuma ambos alimentos mezclados, tiene la seguridad de que sus órganos vitales van a verse libres de todo mal.

La diosa Carna o Crane protegía a la infancia, pues se preocupaba del desarrollo y crecimiento de sus músculos, y como diosa agraria, de la fase de madurez de los frutos y el engorde de los animales.
La atribución de Carna o Crane como antigua divinidad protectora de la salud, en particular de los niños la explica Ovidio (Fasti, Vi, 182) con el relato de un terrible episodio con unos seres espeluznantes las striges o vampiros
Existen unos voraces pájaros (y no me estoy refiriendo a aquellos que impedían llegar a la garganta de Fineo los alimentos que éste tenía en su mesa, sino a otros que son sus descendientes: una enorme cabeza, ojos saltones, pico adaptado para la rapiña, alas grises, garfios por uñas)
Vuelan durante la noche, atacan a los niños que no tienen nodriza y corrompen los cuerpos que arrebatan de sus cunas. Dicen que con sus picos desgarran las entrañas de los pequeñuelos lactantes e hinchan sus gaznates con la sangre que chupan. Se los conoce con el nombre de vampiros, nombre que les viene de que suelen emitir horrendos chirridos en medio de la noche.
Seguidamente nos cuenta el ataque de las striges a Proca

Pues bien, ya se tratase de auténticas aves, o que hubiesen sido transformadas en tales por un encantamiento y no fuesen más que viejas convertidas en pájaros por un hechizo marso, el caso es que entraron en la habitación de Proca. Proca que había nacido hacía solo cinco días, era una presa realmente tierna para aquellas aves; con ávidas lenguas comienzan a succionar el pecho del niño; el desdichado pequeño rompe a llorar pidiendo de esta manera ayuda. Asustada por los gritos de la criatura, la nodriza acude corriendo y lo encuentra con las mejillas laceradas por las agudas garras.
¿Qué podría hacer? El color de su rostro era el que suelen presentar las hojas tardías a las que ha marchitado la llegada del invierno.
Ahora conocemos el remedio para conjurar estos peligros

Va en busca de Crane y le comunica la noticia: "Deja de un lado tu temor-le dice ésta-: tu niño estará a salvo". Se coloca al lado de la cuna. " Detened vuestras lágrimas -dice-; voy a curarlo". Al punto, por tres veces, siguiendo un orden, toca las jambas de la puerta con una rama de madroño; con una rama de madroño hace también tres veces unos signos sobre el umbral; rocía la entrada con agua-agua que contenía ingredientes mágicos-; sostiene en sus manos las entrañas crudas de una puerca de dos meses, y dice así "Pájaros de la noche, perdonad las entrañas d este niño: en lugar del pequeñuelo os he sacrificado esta tierna víctima. En lugar de su corazón, aceptad este otro corazón, y en vez de sus vísceras, tomad estas otras. Os ofrendamos esta vida a cambio de otra mejor."

Tan pronto como ha pronunciado esta plegaria, deposita al aire libre las entrañas que ha cortado en pedazos y prohíbe a cuantos han asistido al sacrificio que miren en aquella dirección. Luego, sobre la estrecha ventana que servía para iluminar la habitación coloca el blanco ramo de espino que le había regalado Jano. Dicen que después de aquello los pájaros respetaron la cuna y que el niño volvió a recuperar los colores que antes tenía.
Desde siempre ha habido seres terroríficos que asustaban a los niños. Por ejemplo los niños griegos
temían a Mormó, Mormolyce, Gelo, Lamia....( En este enlace, hay una descripción de cada uno de ellos).
Al igual que ahora los niños transformaban este miedo en diversión y tenían un juego infantil que consistía en dar sustos con máscaras que se llamaba mormolycion, según nos consta por Clemente de Alejandría


Muchos se asustan con la filosofía de los gentiles, como los niños con el mormolycion





Imagen de un fresco pompeyano con erotes jugando al mormolycion.

He encontrado un exhaustiva recopilación de asustaniños y todos esos personajes imaginarios que
desde antiguo han aterrorizado a los niños y han servido para dirigir su comportamiento. Seguro que todos recordamos al coco, y su obsesión porque nos durmiéramos pronto!

Salutem plurimam!